La moira

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 15 (3544 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 4 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Documento de Trabajo

Historia y Ciencias Sociales
Profesora Jennifer Palma Solís
[pic]

Moira: trasgresión y castigo

“El guerrero camina por un angosto sendero en busca de su areté, de una actuación que deje a la memoria de los hombres el legado de su fuerza y su destreza, de su valentía y honor. Y, sin embargo, en esa difícil búsqueda de la amenaza de la ate;esa especie de locura, que ciega a los héroes, imprime en el corazón del guerrero la certeza del riesgo constante de la trasgresión. Un angosto sendero, en suma cuyas líneas están indisolublemente trazadas en la estela del destino, de la Moira, que se impone tanto a los hombres como a los dioses”. José Jiménez

Desde la antigüedad más remota el hombre ha intentado dar una explicación a suexistencia sumergiéndose en sus orígenes. Para tal efecto ha recurrido ha múltiples formas interpretativas y analíticas donde la religión ha jugado un rol protagónico, puesto que trató de aprehender hechos nebulosos para toda comprensión racional. De esta manera la religión se ha legitimado a través de la historia como el vínculo entre lo humano y lo divino.

Para los griegos este vínculo constantecon la divinidad constituía el orden de su vida cotidiana, todo lo que hacían era pensado a partir de la voluntad de los dioses, incluso Homero, llegó a proferir que el hombre es un títere de los dioses. Sin embargo, existió un poder más antiguo que los dioses griegos, poder inexplicable que llegó a someter aún a las mismas divinidades. Ese poder fue la Moira[1].

Las pocas fuentes que acreditanla significación del destino en la vida griega han permitido la comprensión de los acontecimientos, porque dan cuenta de su presencia en toda acción humana sea social, cultural o político económica. En la historiografía griega, principalmente a partir de la corriente herodotea, se logra interpretar la trascendencia del destino para los griegos. Lo inevitable, lo trágico, se funden para demostrarque el hombre y sus dioses estaban sometidos a la voluntad de la Moira. Este breve ensayo pretende explorar el significado de destino reflejado a través de la dialéctica entre Hybris y Némesis. Para ello propondré una definición de religión que permita un acercamiento a la relación entre los hombres y lo sobrenatural.

La religiosidad es una de las formas más acertadas para comprender la culturagriega y su vínculo con la divinidad. Es quizá por ello que la religión se define como un constructo social, es decir, “institución culturalmente modelada que acepta la existencia de seres extrahumanos que influyen en los destinos humanos y con los cuales es posible entrar en comunicación”[2]. La existencia de estos seres sobrehumanos confirma la existencia de hechos que no tienen una explicaciónracional. La divinidad no es inaccesible, se puede recurrir a ella en la aflicción. La religión, por lo tanto, es un vínculo entre el hombre y la divinidad; más específicamente con lo sobrenatural, donde el hombre encuentra sentido y explicación a su naturaleza, es una relación entre lo humano y el mundo trascendente del cual se infiere una conexión metafísica, “los griegos experimentarían yconocieron el poder divino en una gama muy rica de posibilidades que originaría un politeísmo, compartido con los otros pueblos de la Antigüedad. Es Heródoto el que intentó una teoría para explicar la procedencia y fama de los diversos dioses”[3]. Este politeísmo implicó una necesidad del hombre de dar una característica específica a cada dios, por ejemplo, el dios de los vaticinios fue Apolo. Cada diosrepresentó un microuniverso que ligaba al hombre a representaciones específicas. La religión corresponde a la conexión entre el hombre y algo superior en que encuentra, descubre y justifica su naturaleza de mortal.

Ahora bien, el destino se relacionó a la fuerza rearticuladora del orden cósmico, que trascendió a la omnipotencia de los dioses griegos, incluso de Zeus. El destino, por...
tracking img