La monarquia española durante los austrias

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 35 (8536 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
TEMA 2. LA MONARQUIA ESPAÑOLA DURANTE LOS AUSTRIAS.

1. INTRODUCCIÓN.
2. LA DOBLE CAPITALIDAD DEL ÁGUILA BICÉFALA: MADRID Y EL ESCORIAL.
3. EL PRESTIGIO RELIGIOSO DE LA MONARQUÍA DE LOS AUSTRIA: LOS NUEVOS SANTOS ESPAÑOLES.
4. EDIFICIOS Y ESPACIOS JERARQUIZAOS: LAS CASAS DE COMEDIAS Y LOS TEATROS CORTESANOS.
1. LA APARICIÓN DE UN MODELO DE EDIFICIO TEATRAL EN ESPAÑA: LOS CORRALES DECOMEDIAS.
2. TEATROS DE CORTE: LUGARES ESPECTAULARES PARA EL ESPECTÁCULO.
5. ANIMAD AL REY: EL SALÓN DE REINOS DEL PALACIO DEL BUEN RETIRO.
6. “NADIE ESCAPARÁ”: LAS VANITAS.

1.INTRODUCCIÓN

Cabría preguntarse aquí cual era la imagen artística que estereotipada de la forma más adecuada posible a la monarquía española durante la dinastía de los Austrias. La que mejor la representó, fue laproporcionada por la visión, entre la realidad grandiosa y el sueño a la vez maravilloso y esperpéntico, del real monasterio de el Escorial, que al mismo tiempo englobaba el palacio real y la Iglesia y hasta todo un convento. Iglesia y realeza, porque aquélla justificaba a esta última por su misma condición de católica, se encontraban de un modo indivisible. Carlos I había avalado y defendido alVaticano y a su Iglesia, como paladín de la contrarreforma por toda Europa.

Parecía que las guerras de religión entre protestantes y católicos, obedecían, además de a razones de diferente índole y sentimientos religiosos, a dos culturas e intereses materiales distintos, la mediterránea y la centroeuropea. Y estas campañas bélicas continuas, que obligaban a moverse contínuamente a las tropas y loscortesanos, no habían permitido contar con una capitalidad imperial fija. Este mismo hecho había sucedido en el reinado de los Reyes Católicos. Pero todo cambió al ser Felipe II entronizado, cuyo carácter retraído distaba tanto del de su progenitor. Establecería la capitalidad fija en el centro de la península. El ejercicio del poder pasaba de dirigir y encabezar batallas in situ, a ser planteadasdesde la mesa de una residencia alejada a través de una espesa burocracia mensajera.

Así pues, hasta Felipe II que dispone en 1561 la capitalidad de Madrid, la corte imperial fue siempre itinerante. Por este motivo el emperador Carlos I promovería, sobre todo, el acondicionamiento de palacios ya existentes, por ejemplo el interior de la Alhambra de Granada, los alcázares de Madrid y Toledo y elpalacio real de Yuste, donde residiría al final de su vida hasta su muerte en 1558, y decretó para verificarlos y preservarlos el Ordenamiento para las obras reales de 1537 y la constitución de la llamada Junta de Obras y Bosques en 1545. De aquí que no hubiese un lugar fijo en España que reflejara con magnificencia el poder de Carlos I porque él, sus tercios y sus batallas continuas eran suauténtico poder.

LA DOBLE CAPITALIDAD DEL ÁGUILA BICÉFALA: MADRID Y EL ESCORIAL.

Cosa diferente fue el reinado de Felipe II, quien no quiso participar personalmente en todos estos combates en sitios tan alejados. Por ello no resulta extraño que precisase reflejar todo el prestigio posible en su lugar de residencia y también por medio de una obra de arte magnífico. En aquel entonces Madrid era unapequeña villa, elegida para capitalidad del imperio por su centralidad geográfica; parecía todas luces insuficiente para representar la idea de la España imperial. Eran precisas reformas y nuevas construcciones con el fin de expresar esa imagen conceptual y magnífica que deseaba ofrecer a sus vasallos. Por lo tanto Felipe II quería manifestar toda su grandeza en el Escorial como reflejo de loslazos indivisibles entre monarquía e Iglesia. Cercano a la capitalidad madrileña,la villa asumió un matiz básicamente administrativo mientras que todo el poder y todo el prestigio, se hallarían en ese monasterio.

Parecía como si Felipe II quisiera erigir otro Vaticano, en la sierra madrileña para conmemorar la victoria de San Quintín de 1557, festividad de San Lorenzo. El Papa Paulo IV...
tracking img