La montañona

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1189 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 20 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
CHALATENANGO, EL SALVADOR - La Montañona, un antiguo forestal, ubicada a unos 1.800 metros sobre el nivel del mar y retaguardia de las fuerzas insurgentes, todavía esconde en su inmenso bosque mil y una historias de bombardeos, combates y una radio guerrillera que funcionó en varios "tatús" o refugios subterráneos al estilo vietnamita. Muchas de esas narraciones aún sobreviven entre loinexplorado y el olvido.
En la cúspide, la panorámica es excepcional. Una cadena de volcanes y montañas se entrelazan, borrando la frontera con la vecina Honduras. El aire puro hace olvidar el estado del camino para llegar hasta La Montañona, ubicada en el departamento de Chalatenango, a unos 100 kilómetros al norte de la capital.
En 300 hectáreas de este lugar se diseño un espacio para el ecoturismo,con senderos para caminar, espacios para acampar y túneles para explorar, por el Comité Representativo de Beneficiarios de La Montañona (Corbelam): 155 ex guerrilleros y habitantes del lugar que tienen el propósito de "rescatar la memoria colectiva".
En la guerra civil (1980-1992) la zona fue escenario de cruentos combates entre la guerrilla del Fmln (Frente Farabundo Martí para la LiberaciónNacional) y fuerzas gubernamentales.
En 1982, los rebeldes lograron expulsar al ejército, establecieron sus primeras "zonas bajo control" e instalaron la Radio Farabundo Martí (RFM), que por el resto del conflicto transmitiría desde un escondite subterráneo, cavado tres metros bajo tierra, a semejanza de los túneles del Vietcong, que fueron la pesadilla de los estadounidenses en la Guerra de Vietnam(1965-1975).
Marco Tulio Calderón, presidente de Corbelam, nos guía hasta uno de esos refugios donde se ubicaba el transmisor de RFM, que funcionaba con un motor a gasóleo.
"Tatú: sitio histórico, obra de ingeniería terrestre construida con el objeto de protegerse de ataques aéreos; la RFM se convirtió en una leyenda que ahora cobra vida", dice un letrero en el lugar conocido como El Roble,donde unos 30 guerrilleros devenidos comunicadores preparaban tres emisiones diarias.
"Lo primero por lo que preguntan los turistas es dónde están los tatús. La gente termina impresionada de cómo se pudo sobrevivir en esas circunstancias", dice Calderón, mientras descendemos por uno de los húmedos túneles que miden más de un metro de ancho, dos de alto y varios de largo, y están conectados arecintos y respiraderos que, durante el conflicto, permanecían cubiertos de vegetación.
Curiosamente, tatú es el nombre guaraní de un animalito zapador sudamericano, el carpincho, que la guerrilla uruguaya del Movimiento de Liberación Nacional – Tupamaros –usó para bautizar sus propios túneles, las "tatuceras", que cavó cuando intentaba implantarse en la zona rural.
Calderón narra que aquí se"vivía un ambiente agobiante" por los constantes operativos militares y bombardeos.
"Aquí está la sangre de muchos compañeros, y ahora podemos mostrar el sitio a las nuevas generaciones para que conozcan la historia", añade.
Estos lugares eran desconocidos para la mayoría de los insurgentes, cuenta Calderón, de sólo 37 años. Los refugios eran edificados por civiles, con mínimos conocimientos deconstrucción y en un lapso de seis meses.
A medio kilómetro de distancia se encuentra "el hospitalito", otro sitio subterráneo donde se podían alojar hasta 20 heridos en forma temporal.
"La idea es ofrecer al turista algo sencillo pero verdadero de lo sucedido durante la guerra, al tiempo que captamos recursos para mantener el bosque, a través de un manejo sostenible" que beneficie a la poblaciónde Chalatenango, afirma Francisco Mejía, tesorero de Corbelam.
El grupo obtuvo la propiedad sobre 300 hectáreas, de las 1.800 que tiene La Montañona, tras la firma de los Acuerdos de Paz de enero de 1992, que pusieron fin a un conflicto que dejó 75.000 civiles muertos, al menos 6.000 desaparecidos y unos 40.000 lisiados.
Al recorrer los senderos, el turista encuentra enormes cráteres...
tracking img