La muerte de iván ilich

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1829 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Segunda Prueba Sumativa

LA PIEDRA QUE CAE

“La imagen de la piedra que cae, aumentando su velocidad, invadía su alma. La vida es una serie de sufrimientos progresivos; vuela cada vez más rápidamente hacia el final, hacia un dolor más terrible.”
“La muerte de Iván Ilich” - León Tolstoi

Introducción

A mi entender estas palabras de Tolstoi representan de forma elocuente uno de losmomentos más intensos de la obra: la toma de conciencia por parte del personaje de su inminente deceso. Debo reconocer que este hecho me generó tal perturbación, que no quedó en mi resto alguno de conmiseración con el personaje; perdí la última esperanza de solidarizarme con Iván Ilich.
Esa piedra que cae, que choca, y que súbita e inexorablemente se destruye, es la representación del final de unaexistencia que le ha sido anunciada en el dolor de su cuerpo, en esa enfermedad que por momentos Iván Ilich negaba. Este comentario está centrado sobre párrafo el final del capítulo X de la obra de León Tolstoi.
Resulta muy interesante la forma en que el autor describe la frialdad de las relaciones personales en una sociedad determinada. La forma habitual de este tipo de relacionamiento adquierepor momentos un carácter monolítico, impenetrable. Es en ese marco donde se desarrolla la obra y en particular la muerte del personaje principal. Repugnancia es una de las sensaciones que me provoca esta lectura (no la obra, sino el contenido de su denuncia). Quizás sea mérito de Tolstoi (no he leído a otros realistas) la forma de contraponer ese minucioso y pormenorizado escenario en el quetranscurre la obra y el intrascendente contenido humano de la mayoría de sus personajes. Todo aquello que los rodea y todo lo que éstos aparentan los deja al desamparo de su propio disfraz de hombres felices. Los desnuda frente a la terrible soledad que ellos mismos han construido, y en la cual lo superfluo y lo banal constituyen una dura cáscara inanimada y vacía de toda esencia humana. La pobrezaespiritual de varios de ellos roza con lo miserable.

Comentario

Yendo al capítulo mencionado, nuestro personaje comienza a cuestionarse en forma serena y meditada la gravedad de su situación y cuánto se había transformado desde aquel día en que experimenta sus primeros síntomas, -“ignorando” al principio el verdadero origen de los mismos- y las consecuencias que le traería consigo aquel golpeaccidental en su costado.
Ya sin moverse del diván Iván Ilich yace ahora mirando siempre a la pared, quizás como la única forma de aislarse aún más de su entorno teniendo en cuenta su precaria situación. Siendo víctima de la última etapa de su desconocida enfermedad, intercalaba tortuosos dolores físicos con un “diálogo interior” buscando alguna explicación a su desgracia. Es en este momentocuando el personaje toma real conciencia del avanzado estado de su enfermedad. Comienza entonces a “prepararse” psicológicamente, dejando a un lado -aunque sólo fuera por un momento- aquella cobarde actitud de eludir la realidad. Ya no hay dudas de que va a morir, y tampoco hay dudas de que su final está más que próximo.
Quisiera establecer una comparación que me parece oportuna. A diferencia delcaso de Gregorio Samsa (“La metamorfosis”, de Franz Kafka), la situación de Iván Ilich carece de todo elemento surrealista o absurdo (lo absurdo aquí hay que buscarlo en el plano de lo humano). Excepto algún pasaje donde nuestro personaje roza el delirio, la enfermedad que sufre es de carácter físico: existe y punza permanentemente en la parte lateral del vientre de nuestro personaje. (En elmencionado caso de Gregorio Samsa su enfermedad es mental, pues allí el personaje está totalmente alienado con respecto a su trabajo, enajenado; su estado mental no se corresponde con la realidad objetiva a la cual pertenece. Gregorio se encuentra sumergido en una angustiosa situación en la cual no encuentra motivo ni solución alguna.) En el caso de Iván Ilich, la enfermedad tiene un origen real,...
tracking img