La muerte ordinaria

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1148 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
La muerte ordinaria:
La natalidad era muy elevada en todo el mundo. La tasa media era en Europa del orden de un 40 por mil: más de tres veces a la de la Europa actual y parecida a la que hoy tiene África. Esta natalidad tan elevada era una respuesta a la alta mortalidad infantil que hacia que solo la mitad de los niños y niñas que nacían llegasen vivos a los quince años de edad.
Esta elevadanatalidad no es, sin embargo, “natural”. Una natalidad “natural”, es decir, la que se obtendría si no hubiera ningún tipo de control, seria mucho mas elevada. Sabemos que alguna forma de control de la natalidad se ha practicado siempre y en todas partes. En el mundo primitivo las formas mas habituales de control eran el aborto y el infanticidio, sobre todo por abandono a la intemperie y en especialde las niñas, el aborto se practicaba habitualmente, y de forma legal, en la Roma Clásica.
El aborto era frecuente y era visto como un medio de control que asumían las mujeres.
Los niños que nacían en el medio rural eran a menudo abandonados en los hospicios de las ciudades cercanas; muchas veces los niños abandonados eran llevados por transportistas especializados en este trabajo, que loscargaban a la espalda en cajas, de tres en tres, y los alimentaban con leche de vaca. Por el camino iban dejando a los que morían, y los reemplazaban por otros.
En 1851 en Londres decenas de miles de niños muertos al nacer recorrían el Támesis, pero las tasas de mortalidad han ido cambiando mucho en el curso de la historia, en la Europa anterior al siglo xx, eran tres veces mas elevadas, del orden del30 por mil que registraban mortalidades extraordinarias. Esto explica que la muerte estuviera mucho mas presente en la vida cotidiana de los hombres de pasado que en la nuestra.
El primer componente de esta tasa de defunciones era una mortalidad infantil, en la actualidad esta es de un orden de 7 por mil en los países más avanzados y sube hasta un 73 por mil en los países pobres.
Lo que sedenomina mortalidad endógena, relacionada con el hecho mismo del nacimiento o con causas anteriores a este, era muy elevada debido a la falta de conocimientos de los médicos y de las comadronas y a la falta de higiene en la atención del parto, ante esta situación la mitad de la mortalidad infantil se producía en el primer mes de vida.
El parto era también un riesgo para la madre. En principio, una decada diez mujeres moría en alguno de sus partos, fuese inmediatamente, por hemorragia, o días o semanas mas tarde, a consecuencia de la llamada fiebre puerperal. En 1795 el medico escocés Alex Gordon pidió que quienes tuviesen que operar se lavasen las manos y ropas. Solo consiguió que se rieran de el: al no conocerse los mecanismos de transmisión de las infecciones, no se veía la necesidad de lahigiene. Hasta 1880 no habrá una asepsia de médicos y comadronas que permita reducir las muertes femeninas en el parto. Por lo que se refiere a la cesárea, la iglesia la condenaba como un crimen: primero había que dejar morir a la madre y solo después de muerta se extraía al hijo y se lo bautizaba. Como era poco probable que el recién nacido sobreviviese en estas condiciones, normalmente seacababa enterrando a la madre y al hijo juntos. La primera cesárea conocida practicada en una mujer viva la hizo un castrador alemán, un hombre dedicado por su oficio a castrar ganado, hacia el año 1500 en la persona de la mujer. Per la operación tardó en generalizarse puesto que hasta la segunda mitad del siglo 19 lo normal era que muriesen de un 70 a un 80 por ciento de las mujeres sometidas a estaintervención.
La mortalidad de los hijos era mucho más elevada aun que las de las madres: casi la mitad de los nacidos moría antes de cumplir quince años. Cuando los niños nacían, las comadronas les arreglaban la cabeza o la nariz presionándolas con las manos. Sabemos, por ejemplo, como cuidaba el medico real al príncipe que había de convertirse en Luis trece de Francia: a los dos meses de...
tracking img