La muerte sin llanto

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 15 (3584 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Texto “La muerte sin llanto” Nancy Scheper
“¿Mi tamaño de familia ideal? No sé qué decirte. Yo misma tengo ya tantos que estoy cansada, ya no valgo para nada. Mi deseo ha sido siempre conformarme con la voluntad de Dios, porque todo lo que Dios hace está bien. Me gusta oír las palabras de la sagrada misa deseando buena voluntad para todos.
Por tanto, no me resulta un gran sacrificioconformarme con Sus deseos” (setenta y seis años).
“Lo que Dios me mande está bien” (setenta y cuatro años).
“No nos toca a nosotras decirlo, pero a veces pienso si no hubiese sido mejor que Dios se hubiera llevado a todos ellos, aunque hizo bien en dejarme estos dos. Han sido de mucha utilidad para mi” (sesenta y seis años).
En general las mujeres del alto se mostraban más conservadoras que lasmujeres de clase media en la cuestión de la contracepción. “Quien no quiera hijos que no se case” era una frase recurrente de las mujeres viejas del Alto. Pero las mujeres jóvenes también entendían con pragmatismo que la fertilidad ilimitada no era un bien ilimitado: “Espero que Dios no me mande más hijos”, decía una mujer del Alto de cuarenta y dos años.”Pero no hare nada para evitarlo si ocurre. SiDios lo quiere, yo también tendré que quererlo”.
De todas formas, la mayoría de mujeres pobres menores de cuarenta años había tomado anticonceptivos en alguna ocasión, sobre todo la píldora. Muchas habían usado la píldora durante breves periodos, raramente más de seis u ocho meses seguidos entre los embarazos. Decían que la píldora era una forma efectiva pero peligrosa de anticoncepción. Lasmujeres del Alto, sin excepción, detestaban la píldora, una actitud interclasista, ya que también era una postura ampliamente compartid por las mujeres de clase media. Se decía que causaba nauseas, dolores de cabeza, hinchazón y extremo nerviosismo…y cáncer. La píldora se podía comprar fácilmente en la mayoría de farmacias de Bom Jesús y por un modesto precio que no resultaba del todo prohibitivo paralas pobres, pero se consideraba una forma antinatural de control que afectaba adversamente a, como decía una mujer del Alto, “toda la organización del sistema nervioso”. Las mujeres jóvenes del Alto, a veces usaban cremas, jarabes y pastas anticonceptivas. Desconocían el diafragma, el cual no estaba disponible en farmacias locales, mientras que los hombres normalmente solo usaban el condón cuandoiban a la zona de prostitutas de Bom Jesús.
La generación mayor de mujeres del Alto había recurrido en una u otra ocasión a toda una serie de infusiones, abluciones y baños de hierbas que, decían, tenían diferentes efectos sobre la fertilidad, sobre todo provocando la menstruación atrasada. No reconocían las propiedades abortivas de estos remedios tradicionales, si no que más bien hablaban deellos como reguladores del ciclo menstrual. La hermana Christiana, una monja franciscana que atendía a los enfermos y, especialmente , a las mujeres y niños pequeños de la parroquia, era toda una entendida en las cualidades medicinales y reguladoras de la fertilidad de varias plantas indígenas, un conocimiento que no dudaba en compartir con las mujeres jóvenes del Alto.
La hermana Christianadescribía la mata (la naturaleza) como la “farmacia de Dios” y en los encuentros de la comunidad de base católica ella solía decir a las mujeres pobres que cualquier efecto que tuvieran las hierbas y plantas naturales era bueno, era la expresión de Dios, la intención del Creador.
La pequeña Irene y yo fuimos a visitar media docena de puestos de hierbas medicinales que había en la feria, y recogimosmuestras de hierbas, hojas, raíces y cortezas. Allí encontramos al doctor Raíz, quien reluctantemente al principio, nos hablo de las propiedades de varias plantas abortivas, entre ellas la cabacinha, senna; quinaquina, también conocida como guamixinga. El doctor raíz creía que su vasto conocimiento de hierbas, raíces y cortezas curativas era un don de Dios y que la suya era una obra de la...
tracking img