La mujer corazón de la sociedad

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1639 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 23 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Palabras del Lic. Carlos María Abascal Carranza, Secretario del Trabajo y Previsión Social, en la conferencia para celebrar el Día Internacional de la Mujer, realizada en la STPS el miércoles 14 de marzo del 2001..

Hace unos días reflexionábamos en la sede de la Organización Internacional del Trabajo en Ginebra, sobre el creciente problema de la desestructuralización de la familia en muchaspartes del mundo, principalmente debido a la ausencia de la madre del seno del hogar y a la incomprensión del hombre de su corresponsabilidad en la educación de los hijos, por una creciente desvalorización del trabajo del hogar como medio de realización plena de la mujer, con graves consecuencias conductuales en los hijos. Y la pregunta de la que partimos los allí presentes fue similar a ésta:¿Es la mujer un ser inferior al hombre y, en consecuencia, está llamada a ser su sierva bajo cualquier modalidad, o es la mujer un ser humano igual en dignidad, origen y fin al hombre y, por lo tanto, está llamada a su plena realización, junto con el hombre, reconociendo su esencia idéntica pero también su natural diferencia por ser dos seres sexuados con funciones complementarias?

Es la mujer,ante todo, un ser humano como el hombre dotada de inteligencia, voluntad y libertad y llamada, como el hombre, a la felicidad por la plenitud de la posesión de la verdad y el bien.

Es la mujer una persona y, por tanto, como el hombre que también es persona, criatura única e irrepetible que no puede encontrar la propia plenitud si no es por la entrega plena de sí misma a los demás, tanto como elhombre.

El reconocimiento de la inmensa dignidad de la mujer no puede pasar por su masculinización, ni por su generización en contra de su propia originalidad femenina.

Los recursos naturales de la feminidad no son ciertamente menores que los de la masculinidad, son sólo diferentes; por tanto la realización plena de la mujer está en proporción a la manera como entienda su personalidad, supropia sexualidad, sus derechos y deberes, su dignidad y su vocación; y en la manera como la cultura y las leyes de un Estado recojan y potencien la dignidad de la mujer.

No hay duda alguna de que la igual dignidad y responsabilidad del hombre y de la mujer justifican plenamente el acceso de la mujer a las funciones públicas en la medida de lo posible, no como un proceso de competencia de sexos,ni como un tema de cuotas de poder por porcentajes poblacionales. Necesitamos evitar la polarización de la lucha dialéctica de las mujeres contra los hombres. Siempre que las naciones han olvidado que todos los seres humanos somos idénticos en esencia, han producido confrontaciones estériles y destructivas entre negros y blancos, indios y criollos, pobres y ricos, campesinos y citadinos.

Por lotanto, deben tener acceso a las estructuras operativas y de decisión de la sociedad moderna las personas más idóneas, mujeres y hombres. La clave está en el sistema educativo que abra tales opciones para todas y para todos. Y en las estructuras públicas, políticas y económicas el reto de la mujer será aportar su genio femenino en su desempeño y no masculinizarse negándose y negándole a lasociedad el invaluable aporte de la riqueza de su propia feminidad.

Pero al mismo tiempo, deciamos en Ginebra, que es necesario poner bien en claro que la mujer tiene una misión propia en la estructura de organización de la vida pública: Ella está llamada a ser el corazón, el eje de la estructura familiar con todo el contexto de afectos, derechos, deberes y valores. Es este un hecho de orden naturalirrenunciable e insustituible, en el que el papel del hombre es corresponsable y complementario.

La mujer está dotada de una particular capacidad de acogimiento del ser humano en lo concreto. Se trata de hacer valer sus derechos y de identificar sus obligaciones, de modo que todas las mujeres puedan incluirse en la sociedad, humana y profesionalmente.

Una verdadera promoción de la mujer...
tracking img