La mujer en el campo laboral

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2060 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 14 de marzo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
introducción
La historia ha estudiado las relaciones que existen entre las culturas de los pueblos y el respeto que merece la mujer; también ha inducido al estudio de los derechos que ella tiene ante la sociedad. Con raras excepciones, las tribus no civilizadas jamás la respetaron y sólo por un sentimiento de insólito egoísmo le prodigaban los cuidados indispensables para que pudiera sobreviviry educar a sus hijos a fin de que la tribu no se extinguiera.
La mujer durante muchos años ha estado en una posición absolutamente secundaria, por lo cual ha tenido la necesidad de resurgir. A medida que el cristianismo avanza, y que surge y se acentúa el industrialismo, la mujer alcanza un tipo social menos elevado, llegándose, en último análisis, a medir la cultura de un pueblo por el respetoque allí inspira la mujer y por los derechos que se le conceden (Gaceta de Gobierno del Estado de México, La mujer, 1904).
La actividad de la mujer, al paso del tiempo, fue cambiando, moldeándose, debido a las circunstancias propias del contexto histórico; así, encontramos en Europa, como dato de interés en el siglo XIX, lo siguiente: “Cuando las máquinas se encargaron del trabajo de las mujeres,la responsabilidad económica de la familia pasó a ser sólo del hombre y se veía como signo de prestigio que su mujer no realizase ningún trabajo de utilidad económica, porque esto hablaría de su ineptitud varonil para proveer a su familia de lo necesario para vivir” (Bebel).
Estos hechos, sin lugar a dudas, trajeron consigo intereses y necesidades significativos en el ser y hacer de la mujer.Suscitándose cambios más o menos simultáneos en Europa y América con las características propias de cada continente.
La mujer sólo recibía entrenamiento apropiado para desempeñar funciones domésticas, generalmente brindado por la madre (clase baja), tutoras, instructoras o institutrices (clase alta). Dichas actividades se desarrollaron pensando que sólo “servían” para atender al hombre, quedarse encasa y cuidar a los hijos. Los escritores e historiadores concuerdan en que el matrimonio y la maternidad eran las que la naturaleza les destinaba. No se les permitía trabajar fuera de su casa, mucho menos estudiar. Estaban condenadas a una existencia de ignorancia. Sin embargo, algunas de carácter intrépido hicieron que esta visión se fuera modificando a través del ejercicio de oficios yprofesiones que les permitieron una autonomía.
Desarrollo
Por años, a la mujer se le mantuvo en la ignorancia; todos los medios de adquirir conocimientos eran desalentados por la costumbre, e inalcanzables, aun para las mujeres osadas.
El siglo XIX fue testigo de los comienzos de la seudo ciencia que intentaba “probar” la inferioridad intelectual de las mujeres, especialmente en lo laboral.Moralmente se les consideraba incapaces para el trabajo científico. Para Margarita Edgeworth había cien hombres que luchaban porque la educación no llegara a las mujeres, pero ya era demasiado tarde, por toda Europa y América había hombres y mujeres que exigían igualdad en la educación (Llach, 1956).
En 1876, en Napóles, Angiulli publicó un alegato a favor de un sistema laico de educación idéntico al delos hombres: “Pero consideremos, punto por punto, cómo la necesidad de enseñar algo de ciencia a las niñas surge de las tareas que tendrán que desempeñar como esposas, como madres, como educadoras. Las mujeres deben conocer algo de las leyes fundamentales que explican el sistema cósmico de nuestro planeta y los hechos más sencillos de la meteorología y de la física. Sin esta información, hoy endía, no tiene dignidad humana. Sólo gracias a este estudio pueden las mujeres dejar de poblar los espacios celestiales con entidades imaginarias y adquirir esa libertad de pensamiento que es el primer paso para educarlas. Podrán entonces dejar de creer y dejar hacer creer a sus hijos –con lo que estancan su desarrollo intelectual– que Jesús nos envía la lluvia, que el trueno es señal de la ira y la...
tracking img