La mujer en la iglesia: ¿hay esperanzas de que mejore la situación?

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 13 (3153 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Moceop
candelasarranz @ hotmail. com
La interpretació n de la Biblia y de la tradición cristiana se ha hecho desde una perspectiva exclusivamente masculina: los comentarios bíblicos han omitido la presencia de mujeres en el texto (por ejemplo en Pentecostés) y han desfigurado el significado original de los personajes femeninos (como veremos mas adelante con María y María Magdalena).
Urge haceruna lectura del Evangelio desde el punto de vista de la mujer y transmitir la buena noticia de que Jesús quería una comunidad de discípulos iguales. No se puede utilizar a Jesús para discriminar a la mujer.
JESUS APUESTA POR LA MUJER
Como antecedente, es importante visualizar la situación de la mujer en la época de Jesús: basta con recordar la oración del judío tradicional: “Bendito sea diosque no me ha hecho pagano, no me ha hecho ignorante, no me ha hecho mujer”. La mujer era un ser sin autoridad, marginado de toda decisión, hasta sobre su propia vida. Soportaba muchas cargas y sufrimientos desde la infancia: no podía estudiar, se la casaba siendo una niña y sin su consentimiento, muchas veces era maltratada, sufría partos y maternidades seguidas sin ayuda o, aun peor, si eraestéril (situación esta considerada vergonzante) . Si era repudiada por el marido o enviudaba quedaba totalmente desprotegida. Pero además se la consideraba impura: el judío religioso debía evitar el trato con la mujer y no debía ni siquiera mirarla.
Por eso el Evangelio de Jesús es buena noticia sobre todo para ellas: Bienaventuradas las pobres, las que tienen hambre, las que lloráis, cuando loshombres os odien, os expulsen, os injurien… alegraos y saltad de gozo, que el Reino que Jesús trae y es vuestro, va a cambiar esa Ley y esas tradiciones injustas.
Las Bienaventuranzas suenan especialmente bien a las mujeres. Ellas sabían mejor que los hombres de ese Reino de paz y de amor, porque habían aprendido a amar a tantos enemigos: a los del Templo, porque a pesar de todo vemos que seguíandepositando sus ofrendas y, en sus casas, cuidando con amor a los suyos, a pesar de su maltrato crónico. Esto también podemos aplicarlo a la mujer de hoy: sigue ocupándose con amor de su familia mas que el hombre, y en la Iglesia sigue siendo mayoría, aunque por tristeza, fundamentalmente como mano de obra abnegada y gratuita.
Pero Jesús también denuncia las injusticias: maldice al rico, al saciado,al poderoso… y en coherencia con sus enseñanzas, no puede justificarse la sumisión, la obediencia o la menor dignidad de la mujer respecto al hombre… Seria consolidar y dar por bueno un reino de injusticia.
A lo largo del Evangelio, vemos muchos signos de amor y de liberación de Jesús hacia la mujer: la resurrección del hijo de la viuda de Naín, de la hija de Jairo, la curación de la hija de lamujer fenicia, la de la mujer con hemorragias de sangre (considerada impura/ intocable).. .Jesús rompe con las prescripciones rabínicas misóginas: es acompañado por mujeres y se preocupa y habla con ellas, incluso con pecadoras y extranjeras. Es muy llamativo el caso de la samaritana, tanto en la llamada de Jesús pidiéndola primero de beber (una llamada a la diaconía) y ofreciéndola luego el“agua viva” (la vida en El como discípula) como en la respuesta de la mujer, que entabla un diálogo teológico - “de igual a igual”- con Jesús y luego deja todo y corre a transmitir a su pueblo la Buena Noticia.
Jesús también libera de su joroba a una mujer en sábado, la llama hija de Abraham yla impone las manos.La joroba simboliza el peso de la humillación de todas las tradiciones que sometían a lamujer y la impedían crecer. Jesús la reivindica con hija de Dios y portadora del Reino. Y la impuso las manos, esta ratificando que hombre y mujer son iguales ante Dios.
Tenemos también el ejemplo de Marta y Maria. Maria ha elegido la parte buena, que no le será quitada: la escucha de su Palabra, apacible y sin distracciones, como lo hacían (hacen) los hombres, sin tener que preocuparse de la...
tracking img