La odisea

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1452 palabras )
  • Descarga(s) : 16
  • Publicado : 16 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
La Odisea
Tras acabar la guerra de Troya, gracias al ingenio de Ulises, todos los reyes y guerreros volverían a sus tierras.
El padre de los dioses y los hombres (Ulises) dijo así:
            — ¡Oh dioses! ¡De qué modo culpan los mortales a los númeses! Dicen que todos los males les vienen de nosotros, y son ellos quienes se atraen con sus locuras infortunios no decretados por el destino.Así comienza Homero el relato de las aventuras de Ulises, rey de Itaca, uno de los valientes guerreros que acompañaron a Agamenón, rey de Micenas, a la guerra de Troya: Ulises se embarcó hacia su reino, para volver con su mujer Penélope y su hijo Telémaco, al que no veía desde su más tierna infancia.
El viaje de Ulises de regrso fue muy malo ya que tuvo que enfrentar una serie de retos muy duroscomo por ejemplo que había retado al mismo Poseidón antes de salir. Fue arrojado a la isla Ciconia, donde seis de los suyos murieron. Después acabó en el país de los lotófagos, donde las personas se colocaban con loto. Allí tuvo que obligar por la fuerza a los tripulantes a embarcarse , ya que habían probado los frutos de esa tierra y no querían de allí partir. Llegaron después a Sicilia, donde elcíclope Polifemo gobernaba. Este gigante de un solo ojo era hijo de Poseidón y pasaban su tiempo apacentando ovejas gigantes. Polifemo encerró a Ulises y la poca parte de su tripulación que le quedaba, en su covacha, y empezó a hablarles de sus gustos culinarios (humano a la romana, guerreritos salteados, griegos al pil-pil...todo eso). Ulises empezó a darle conversación mientras le ofrecía vino, yel gigante acabó por quedarse dormido en la caverna. Ulises aprovechó entonces para ensartarle un tronco en el ojo y dejarle ciego. El gigante empezó a berrear y a buscar a los desgraciados que le habían mutilado, pero los guerreros se escondieron bajo las ovejas del rebaño. Cuando Polifemo sacó a pastoriar a los animales, todos se agarraron a las ovejas y salieron libres de la isla.
Después deesta aventura, Ulises llegó con la tripulación que aún tenía, a las isla Eolias, residencia de Eolo, que entregó al héroe unos odres con los vientos desfavorables para que los guarde y los suelte cuando llegue a Itaca. Parecía que esta vez Poseidón no se saldría con la suya, y que Ulises podría terminar su viaje. Pero los compañeros de Ulises no pudieron vencer a la curiosidad y abrieron los odres,desatando una violenta tormenta. Esta tormenta les llevó al país de los Lestrigones, unos antropófagos que acabaron con la mayoría de la tripulación. Con lo poco que le quedaba, llegó a la isla de la maga Circe, una hechicera que convertía en animales a las personas. Circe tenía una especie de putiferio en su isla, y tuvo prisioneros (lo de prisioneros es un decir) a Ulises y sus compañerosdurante un año.
A todo esto, Penélope continuaba esperando su llegada, haciendo oídos sordos a las peticiones de matrimonio de los nobles de Itaca.    El primero en advertir la presencia de la diosa fue Telémaco, el hijo de Ulises, que se hallaba en medio de los pretendientes y, pensando en su valiente padre, tenía el corazón apesadumbrado. Asió a Minerva de la mano, le tomó la fuerte lanza y le hablóde este modo:
            — ¡Salve, huésped! Entre nosotros tendrás amistoso recibimiento. Come ahora, y después no dirás si necesitas algo.
            Dicho esto se encaminó hacia el interior del palacio seguido por la diosa, para que no la molestara el tumulto que hacían los soberbios pretendientes. Sentáronse ambos a la mesa y cuando hubieron comido, Telémaco dijo así:
            — Carohuésped, ésos que acabas de ver están devorando impunemente la hacienda de otro; la de un varón cuyos blancos huesos yacen en tierra desconocida o los revuelven las olas en el fondo del mar. Si lo vieran volver a Itaca preferirían tener los pies ligeros para huir. Mas Ulises murió ya, víctima de su aciago destino, y ninguna esperanza nos resta aunque algunos afirmen que ha de volver. Pero dime,...
tracking img