La oratoria martiana

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (696 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
ORATORIA MARTIANA

La primera alocución pública de Martí es su participación en los debates sobre el espiritismo, organizados por el Liceo Hidalgo de México en abril de 1875.

Martí regresa aCuba en la segunda mitad del 1878, se vincula a los círculos de intelectuales y se enfrasca en actividades conspirativas y de agitación, lo que ocasionaría su definitivo alejamiento de la Patria.

Endiciembre de ese mismo año ingresó en el Liceo Artístico de Guanabacoa. Despide el duelo del poeta guanabacoense Alfredo Toroella y es esa la primera vez que puede hablar a los cubanos. Hace alusiónal “bautizo” de los oradores; en ese canto funerario hay un asomo de la arenga patriótica. De esta obra solo se conservan fragmentos:
“El pudor del dolor es el silencio. Ante la tumba de los poetas,no deben bautizarse los oradores, pero lo que no sabe mi pobre voz de peregrino levantar dignamente hasta tu tumba, te lo dicen en tono solemnísimo ese rumor de pueblo agradecido, esos niños que miranmedrosos tu cadáver, esos ojos de mujeres cubanas que te lloran (…)”.

El 28 de Febrero de 1879 se realiza una velada solemne en memoria del poeta, y toca nuevamente a Martí hacer la glorificación,donde trasluce una vez más su amargura y su esperanza por la Patria oprimida.

De su actividad oratoria en 1879 se han conservado además curiosos apuntes acerca del tema “El idealismo y el realismoen el arte”. El 21 de abril de 1879 en un banquete en los altos del café “El Louvre” en honor del periodista Adolfo Martínez Sterling, Martí pronuncia el brindis, cuyo inflamado contenido patrióticoprovoco la consternación del numeroso público presente:
“Para rendir tributo, ninguna voz es débil; para ensalzar a la patria entre los hombres fuertes y leales son oportunos todos los momentos (…)”.A partir de octubre el año 1884 Martí se entrega a un “tristísimo silencio”, como lo califica en carta a J. A. Luceno. Afortunadamente, el año 1887 marca el fin de este silencio. La situación de...
tracking img