La paga

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 51 (12633 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 21 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA PAGA
Philip K. Dick



El movimiento se inició sin previo aviso. Los motores zumbaron con suavidad. Se hallaba a bordo de un pequeño crucero privado que surcaba el cielo de la tarde tranquilamente.
—Uf —suspiró Hendricks.
Se irguió en su asiento y se frotó la cabeza. Earl Rethrick, a su lado, le miró con los ojos brillantes.
—¿Está bien?
—¿Dónde estamos? —Jennings agitó la cabeza enun intento de aliviar el dolor—. O quizá debería formular la pregunta de otra manera.
En seguida advirtió que no era otoño, sino primavera, a juzgar por el verde de los campos. Lo último que recordaba era haber subido en un ascensor con Rethrick. En otoño. Y en Nueva York.
—Sí —confirmó Rethrick—, hemos adelantado casi dos años. Ya verá que muchas cosas han cambiado. El gobierno cayó hace pocosmeses. El nuevo gobierno es todavía más fuerte. La PS, la Policía de Seguridad, posee un poder casi ilimitado. Está enseñando a los niños a delatar, pero ya lo veíamos venir. Echemos un vistazo. Nueva York es más grande. Tengo entendido que han terminado de rellenar la bahía de San Francisco.
—¡Lo que quiero saber es qué demonios he estado haciendo estos últimos dos años! —Jennings encendió uncigarrillo, nervioso, y mordisqueó el filtro—. ¿Me lo va a contar?
—No, por supuesto que no.
—¿Adónde vamos?
—Volvemos a la oficina de Nueva York. Donde nos encontramos por primera vez, ¿recuerda? Seguro que se acordará mejor que yo; al fin y al cabo, para usted es como si sólo hubieran pasado unas veinticuatro horas.
Jennings asintió. ¡Dos años! Dos años de su vida, perdidos para siempre.Parecía imposible. Aún seguía reflexionando y calibrando su decisión cuando entró en el ascensor. ¿Cambiaría de opinión? A pesar del dinero que iba a conseguir (una cantidad enorme, incluso para él), tal vez no valiera el esfuerzo. Siempre se preguntaría en qué había estado ocupado. ¿Un trabajo legal? ¿Era acaso...? Pero estas especulaciones carecían de importancia a estas alturas. El telón habíacaído mientras se debatía en la duda. Miró con el ceño fruncido el cielo de la tarde. La tierra se veía húmeda, viva. La primavera, la primavera de dos años después. ¿Qué podría contar de esos dos años?
—¿Me han pagado? —preguntó. Sacó la cartera y examinó su interior—. Veo que no.
—No. Le pagaremos en la oficina. Kelly lo hará.
—¿Todo a la vez?
—Cincuenta mil créditos.
Jennings sonrió, algomás aliviado ahora que la cantidad había sido verbalizada. Después de todo, no estaba tan mal, como si le pagaran por dormir. Claro que había envejecido dos años; dos años menos de vida. Era como vender parte de sí mismo, parte de su vida. Y la vida iba muy cara en esos días. Se encogió de hombros. A fin de cuentas, era el pasado.
—Casi hemos llegado —anunció el hombre de mayor edad. El pilotorobot hizo descender la nave a tierra. Nueva York se hizo visible— Bueno, Jennings, nunca nos volveremos a ver —alargó la mano—. Ha sido un placer trabajar con usted, porque trabajamos juntos. Codo con codo. Es usted uno de los mejores técnicos que he conocido. No nos equivocamos al contratarle, incluso por ese sueldo. Nos lo ha devuelto por centuplicado... aunque no lo sepa.
—Me alegro de queinvirtieran bien su dinero.
—Parece enfadado.
—No, sólo intento acostumbrarme a la idea de ser dos años más viejo.
—Aún es muy joven —rió Rethrick—. Y se sentirá mejor cuando ella le entregue la paga.
Bajaron en la pequeña pista de aterrizaje situada en el tejado del edificio en el que estaba enclavada la oficina de Nueva York. Rethrick le guió hasta el ascensor. Jennings experimentó unsobresalto cuando las puertas se cerraron tras él. El ascensor era lo último que recordaba. Y luego, el vacío más absoluto.
—Kelly se alegrará de verle —dijo Rethrick cuando entraron en el vestíbulo iluminado—. De vez en cuando preguntaba por usted.
—¿Por qué?
—Dice que usted es muy atractivo.
Rethrick tecleó una clave en una puerta, que se abrió silenciosamente. Entraron en la lujosa oficina de...
tracking img