La palabra de dios como principio objetivo de la teología

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1410 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA PALABRA DE DIOS
COMO PRINCIPIO OBJETIVO
DEL CONOCIMIENTO TEOLÓGICO

En la Encíclica Fides et Ratio, en su punto cuatro se habla de unos principios, unos conocimientos en los cuales es posible reconocer el patrimonio espiritual de la humanidad, una filosofía implícita conocida por todos y que debería formar parte de los fundamentos de cualquier escuela filosófica[1]. En este sentido, laIglesia es consciente de ser la depositaria de un conocimiento que es propuesto al hombre, un mensaje que proviene de Dios mismo[2] mediante la revelación. Podemos entender la revelación como la Palabra de Dios dicha por medio de los profetas y sobre todo por medio de Cristo[3]. Una de las características fundamentales de la revelación cristiana es que se puede situar en un lugar concreto del tiempoy del espacio, tanto en los profetas, hombres ligados a un lugar y una época determinada que les condiciona a ellos y a su revelación en lo accidental, aunque no en lo esencial, como en Jesús de Nazaret, hombre concreto, nacido en Palestina bajo el emperador romano Cesar Augusto y que murió bajo su sucesor Tiberio ajusticiado por su Procurador imperial Poncio Pilato. La revelación, sobre todo lade Jesús, adquiere credibilidad a través de una vida absolutamente coherente, donde las palabras son proclamación de los hechos y los hechos son confirmación de las palabras. La Sagrada Escritura conserva y transmite la Palabra de Dios, a la revelación, digamos que la revelación es a la Sagrada Escritura lo que el suceso es a la noticia que lo da a conocer[4]. La Biblia es realmente Palabra deDios, es el documento donde el pueblo de Dios da testimonio de la revelación divina en la historia. Es objeto y sujeto de la Teología[5]. Es un lugar teológico desde donde se parte para hallar un conocimiento que se inicia en el objeto de la Teología, que es independiente del sujeto, que es propio de aquello en que consiste su realidad, que es propio de Dios. La Palabra marca el inicio y el final dela Biblia, desde el inicio es la Palabra la que afirma la voluntad de Dios que nos crea por amor, y es en el final cuando la Palabra se hace carne, se hace plenamente humana para hacer divinos a los hombres, es la Palabra que se hace como nosotros, que se hace lenguaje humano para poder ser escuchada y contestada con el sí de la fe. Toda palabra hace presente a aquel que la pronuncia, y gracias ala presencia hay palabra. Pero es en Jesús cuando la palabra se hace presente e interpeladora, la palabra de Jesús recorre sus acciones y nos atraviesa con el misterio sobre el hombre. Es por esto que la Sagrada Escritura, la Palabra de Dios, ha de ser como el alma de la Teología[6]. Para comprender el papel esencial de la Palabra tenemos que verla como cimientos, como fundamentos en los que laTeología se robustece y se rejuvenece investigando a la luz de la fe la verdad del misterio de Cristo[7]. La Palabra de Dios es el principio donde se asienta la reflexión sobre Dios. Sólo es posible la Teología si antes hay Palabra de Dios, sobre todo Palabra encarnada, sólo así podemos hablar sobre Dios. La Teología supone una participación en la sabiduría de Dios impresa en la Palabra.

LaPalabra de Dios expresa que la revelación es una comunicación, es una forma de darse que va más allá de la propia creación. No es la comunicación de algo sino de alguien. Es el mismo objeto de la Teología el que se vierte en la revelación. La revelación de Dios no es de carácter subjetivo, no depende de nuestra opinión, ni depende de nuestra creencia o del nivel de nuestra fe, la revelación consignadaen la Palabra de Dios es historia viva, tiene un principio de objetividad absolutamente justificado. Los hechos y las palabras de la revelación no pueden separarse, Dios se revela en la historia de los hombres. No podemos demostrar empíricamente que los Profetas fueran enviados divinos, ni que Jesús de Nazaret, el judío que murió en una Pascua entre el año 30 y el 33 de nuestra era, fuese...
tracking img