La paz mundial

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1580 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 16 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
La Paz Mundial

Es como la luz que disipa las convulsiones de la ira y la violencia, o las atrocidades de una guerra. Es agua fresca que renueva los prados, al igual como transita la verdad a través de la historia. Es la quietud, que nos hace intuir lo eterno cuando se expresa en la esencia misma de nuestro ser, o bien, se manifiesta por medio de la armonía y la justicia en las externalidadesde nuestro diario vivir. Es un vocablo tan pequeño, que sólo es superado por la palabra fe en nuestro idioma español, pero en ella se contienen tantos atributos que -es por sí sola- una majestuosa expresión de equilibrio de la creación y un estado de conciencia que nos hace ver la vida de una manera más trascendente.

Podría ser ostentoso plantear algo así, tratándose especialmente de la paz; porello, abordemos primero aquel paradigma que nos señala que “para mantener la paz, las naciones deben armarse”.
Preguntémonos primeramente ¿por qué plantear un cambio de paradigma? Las razones son muchas. Reconociendo los esfuerzos y los logros alcanzados en aras de la paz, dicho paradigma constituye -en si mismo- un contrasentido espantoso, debido a que esta práctica del miedo recíproco queprovocamos al armarnos permanentemente, no nos permite crear lazos fraternales nobles entre las Naciones; los países subdesarrollados se empobrecen cada vez más al incrementarse la deuda externa por medio de la compra de esos armamentos y, los países que venden esas armas, destinan -a su vez- capital humano en crear ciencia para matar; todo aquello muy costoso. A más de lo anterior, el actual sistemaquebranta el principio soberano que posee toda persona sobre su propia vida porque, en tiempos de guerra, pasa a ser sólo un número más, y no se respeta el principio del derecho a la vida que posee todo ser humano aquí en la Tierra. En suma, es un paradigma a reemplazar por no otorgar la suficiente dignidad a las personas.
El otro aspecto a analizar, son las dificultades que tienen las personaspara percibir este cambio. Señalan que la paz es sólo un “sueño”, “una quimera”, “un imposible”, “una utopía” porque en estos tiempos tan convulsionados, priman los intereses de las grandes potencias por sobre el resto, sin olvidar la naturaleza innata del hombre a la conquista y a la violencia. El hombre seguirá siendo malo, concluyen.
Esas opiniones son muy comprensibles porque –de algunamanera- sobre esta materia, nos han educado a través de las civilizaciones a ser esclavos, o a pensar como esclavos; por ello hemos perdido la esperanza de ser libres.
¿En qué consiste –entonces- el cambio hacia un nuevo paradigma? En primer lugar, en develar lo oscuro de aquellas costumbres que se han vestido de verdades a través de los siglos. En segundo lugar, en plantearnos un cambio de actitudde las personas. En forma concreta, ello significa reemplazar mentalmente la palabra “sueño” por la palabra “fe”. En efecto, para construir un nuevo paradigma, los invito a dejar de pensar primeramente que la paz es sólo un “sueño”, porque así simplemente va a dormir -como hasta ahora- en “el mundo de los sueños”, sin reacción alguna. Luego, debemos “creer firmemente” que la paz es una realidadevidente, y para ello, recurriremos a la fe que se encuentra en cada uno de nosotros para iniciar este proceso. Habrá algunos que dicen no creer. Nosotros nos referimos a esa fe como convicción interna, a diferencia de aquella otra fe, que la poseen sólo los creyentes en un Ser Superior. Esa convicción o fe cultural, si así la pudiéramos llamar, la podemos tener todos, tal como la tuvo CristóbalColón, por ejemplo, cuando buscaba otra tierra, o tantos otros científicos que investigaron ciencia; impulsados por su fe, o bien, como lo hace una madre sin recursos para sacar adelante a sus hijos. Por fe se han forjado los grandes acontecimientos de la historia, gracias a esa convicción de que -si- se podían lograr los objetivos. Entonces, donde se dirija la fe, ahí va a estar nuestro propósito...
tracking img