La poesía épica de karl marx

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1048 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 20 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Debo reconocer que mis gustos estéticos son omnívoros y frecuentemente amorales. No quiero afirmar que las patologías ideológicas o las perversiones éticas no erosionen el valor de la obra literaria o artística. Es difícil que el arte sobreviva a la persistencia en el error o la glorificación del mal. Pero aunque lo moral suele afectar a lo estético, esta relación no es automática.

Y alcontrario que los talibanes, que destruyeron las estatuas de Buda, yo creo que no hay deidad suficientemente pagana como para que la belleza no pueda redimirla. Por eso, me inclino ante el verdadero arte, aun cuando su objetivo manifiesto sea la infamia.

La obra de Kart Marx es amplia, y contiene algunos textos abstrusos y pretenciosamente filosóficos, de los que la posteridad prescindirá sinremordimientos. Entre ellos está “El Capital”, un libro en el que la pesadez formal esconde la confusión intelectual. Otros son simpáticos libelos salpicados de frases brillantes, como las “Tesis contra Feuerbach”, la undécima de las cuales describe con precisión definitiva, e ingenuidad adolescente la falacia central del activismo político: “Los filósofos han intentado comprender el mundo. Ahora setrata de cambiarlo”

Pero Karl Marx es también el autor del más maravilloso poema épico del s.XIX, “El Manifiesto Comunista”. Cuando busco en mi mente una obra similar, solo me vienen a la cabeza Homero y la Biblia. La voz de Marx es profética y parece abarcar el mundo entero. En menos de 200 páginas, Marx nos describe el enfrentamiento telúrico entre dos colectivos irreductibles y antagónicos:la burguesía y el proletariado. Al igual que en el Diablo en el “Paraíso perdido” de Milton (que se come la escena, a pesar de las intenciones piadosas del autor), la burguesía es la protagonista involuntaria del Manifiesto. Es pintada con los colores mas crueles, pero también es un ser fascinante, cuya voracidad suicida tiene un halo de romanticismo siniestro.

“La burguesía ha producidomaravillas mucho mayores que las pirámides de Egipto, los acueductos romanos y las catedrales góticas; ha acometido y dado cima a empresas mucho más grandiosas que las emigraciones de los pueblos y las cruzadas.
La burguesía no puede existir si no es revolucionando incesantemente los instrumentos de la producción, que tanto vale decir el sistema todo de la producción, y con él todo el régimen social.Lo contrario de cuantas clases sociales la precedieron, que tenían todas por condición primaria de vida la intangibilidad del régimen de producción vigente. La época de la burguesía se caracteriza y distingue de todas las demás por el constante y agitado desplazamiento de la producción, por la conmoción ininterrumpida de todas las relaciones sociales, por una inquietud y una dinámica incesantes.(…)
La necesidad de encontrar mercados espolea a la burguesía de una punta o otra del planeta. Por todas partes anida, en todas partes construye, por doquier establece relaciones.(…)
La burguesía, con el rápido perfeccionamiento de todos los medios de producción, con las facilidades increíbles de su red de comunicaciones, lleva la civilización hasta a las naciones más salvajes. El bajo precio desus mercancías es la artillería pesada con la que derrumba todas las murallas de la China, con la que obliga a capitular a las tribus bárbaras más ariscas en su odio contra el extranjero”

La descripción del proletariado, donde era tan fácil caer en la conmiseración y la sensibleria, revela la firmeza narrativa de Marx: su obra no trata sobre las personas, y la compasión sería obscena:“Desde hace varias décadas, la historia de la industria y del comercio no es más que la historia de las modernas fuerzas productivas que se rebelan contra el régimen vigente de producción, contra el régimen de la propiedad, donde residen las condiciones de vida y de predominio político de la burguesía. (…)
Y la burguesía no sólo forja las armas que han de darle la muerte, sino que, además, pone...
tracking img