La prensa durante la guerra civil española

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 15 (3534 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 27 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Por las características de la zona que permaneció leal al gobierno legítimo, ésta contó desde el primer momento con una infraestructura muchísimo mayor para su propaganda en prensa, radio, cine, editoriales, etcétera. En cuanto a la prensa, en el bando leal los órganos de la derecha cambiaron de manos.
En Madrid, como en otras ciudades, un Consejo Obrero de CNT y UGT decidió incautarse de losperiódicos desafectos: el monárquico ABC pasó a Unión Republicana; El Siglo Futuro (de la Comunión Tradicionalista) pasó a CNT; La Época fue para el Partido Sindicalista de Ángel Pestaña; El Debate desapareció pasando sus locales a Mundo Obrero. Siguieron publicándose Claridad (caballerista), El Socialista, La Libertad, El Liberal, Heraldo de Madrid, La Voz y Ahora que en 1937 pasó a ser portavoz dela JSU.
El Gobierno de Largo Caballero, en su remodelación de 4 de noviembre de 1936, creo un Ministerio de Propaganda a cuyo frente estuvo Carlos Esplá, de Izquierda Republicana. Este ministerio fue poco operativo en sus primeros momentos pues el Gobierno hubo de trasladarse a Valencia. Cuando esto sucedió, se organizó en Madrid una Junta de Defensa que, entre otras cosas, asumió también laslabores de propaganda a través del Consejero de Orden Público primero y luego de una específica Delegación de Propaganda y Prensa a cargo de José Carreño España. Negrín haría desaparecer el Ministerio de Propaganda, sustituyéndolo por una Subsecretaría regida por el arquitecto Manuel Sánchez Areas y dependiente del Ministerio de Estado. El Gobierno Vasco y la Generalidad de Cataluña ejercieroncompetencias autónomas en este terreno. En Cataluña se creó un Comisariado de Propaganda del Gobierno Autónomo.
La Vanguardia había llegado a alcanzar tiradas de 250.000 ejemplares antes de que estallara el conflicto. A finales de 1938 se convirtió en el órgano oficioso de Negrín. El Gobierno Vasco tuvo en realidad mucho menos espacio para realizar su actividad de
10propaganda aunque creó también unServicio de Propaganda. Tras la caída de Bilbao (14 de julio de 1937) hubo de trasladarse a Barcelona. El aspecto más interesante de la propaganda del Gobierno vasco fue el resaltar la libertad de que gozaba allí la Iglesia Católica frente al anticlericalismo imperante en el testo de la España republicana.
Fueron numerosísimas las publicaciones de las distintas unidades militares, sobre todo enel bando leal. Estos periódicos de guerra destinados al sostén de la moral de los combatientes, así como a su adoctrinamiento político e ideológico, contribuyeron también a las campañas de alfabetización que, a pesar de las enormes dificultades, se llevaron a cabo en los frentes de batalla.
Papel determinante en el conjunto de la acción propagandística republicana cumple a la Alianza de losIntelectuales Antifascistas para la Defensa de la Cultura, organización surgida en abril de 1936, para agrupar a los intelectuales del Frente Popular y que nace por inspiración comunista. Su primer presidente fue Ricardo Baeza, el crítico literario azañista, a quien le sucedió en agosto José Bergamín, después de haber declinado Antonio Machado. Gran resonancia internacional tuvo el Segundo CongresoInternacional de Escritores Antifascistas, inaugurado en Valencia el 4 de julio y clausurado en París. Patrocinada por el Ministerio de la Cultura iba a nacer una de las mejores revistas literarias españolas, Hora de España por cuyas páginas pasaron más de un centenar de colaboradores entro los que destacan Antonio Machado, Rafael Alberti, José Bergamín, Max Aub, Rosa Chacel, Emilio Prados, MaríaZambrano, Luís Cernuda, León Felipe, “Corpus Barga” y tantos otros. Buena parte de la propaganda gubernamental se orientaba a la defensa de la causa republicana en el exterior que, en principio contaba con mayores simpatías que la de los rebeldes. Su mayor dificultad en este terreno venía dada por el creciente peso de los comunistas e indirectamente de la Unión Soviética dentro del campo republicano...
tracking img