La prodigiosa tarde de baltazar

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (336 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
COMENTARIO CRÍTICO
LA PRODIGIOSA TARDE DE BALTAZAR

El protagonista del cuento es Baltazar, un artesano de gran experiencia y talento.
Después de varios días de esfuerzo y de una graninspiración, construyo la jaula más bella que ojos humanos, jamás habían visto. Innumerables personas contemplaban extasiados. La hizo por encargo de un niño, (Pepe Montiel) hijo de don Chepe Montiel yaque cuyos padres poseían una muy grande economía. Baltazar y su esposa charlaban entre diferentes precios que podría ofrecerle a don Chepe Montiel, como cualquier familia de poca economía que deseanvender el objeto, fruto de su trabajo, a un precio justo. Apareció un comprador, un medico lo cual su esposa amaba los pájaros. Baltazar le explico que no podía vendérsela porque estaba encargadacon el hijo de don Chepe Montiel. El medico argumentaba, que le encargaron una jaula mas grande, no precisamente esa jaula y además, el comprador no le dio esa jaula. Cuando Baltazar traslado lajaula a casa del niño, donde era conocido por hacer jaulas. La madre del niño (Esposa de don Chepe Montiel) admiraba la jaula, pero Don chepe Montiel resentido, dice que no fue consultado, por lotanto, no va a comprar esa jaula. Pepe Montiel llora y se arroja al suelo. Don chepe Montiel se mantiene en su dura posición, ya que es alguien de gran carácter. Baltazar, en un acto de nobleza, leregala la jaula al niño. Esa noche Baltazar invito a beber a todas las personas del salón de billar y a beber licor por primera vez en la vida. Por que nadie creía que le pudieran sacar 60 pesos a donChepe Montiel. Baltazar entrega su reloj para poder pagar la cuenta que tenia de tanto licor que compro. Cuando Baltazar quedo tan emborrachado balbuceo algo relacionado con un proyecto deproducir muchas jaulas. Baltazar termino dormido en la entrada del salón de billar, donde le roban los zapatos. Las señoras que madrugaron, no se atrevieron a mirarlo porque pensaban que estaba muerto.
tracking img