La propaganda política argentina

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 16 (3897 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 24 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA PROPAGANDA POLÍTICA ARGENTINA
Ángel Rodríguez Kauth

Al escuchar -o leer- los discursos preelectorales de los candidatos políticos a cargos electivos legislativos o municipales -en especial los de segundo nivel, es decir, aquellos que no tienen capacidad operativa como para bajar líneas políticas, sino que son los que ocupan los lugares de tercero o cuarto para abajo en las siempretramposas y perversas listas sábanas (sistema electoral que permite "esconder" candidatos de escasa fiabilidad detrás de nombres conocidos por el electorado) no es de extrañar que en Argentina el oyente -o el espectador- constate que aquellos discursos están fundamentados en lo que se denominan el espacio de los "lugares comunes". Es decir, no importa de la extracción política de la cual provengan lostextos, los discursos están vacíos de contenidos programáticos (Rodriguez Kauth, 2000) y se repiten cual un sonsonete a sí mismos.
Es que el discurso político debiera ser algo más que promesas vagas imposibles de cumplir, o las clásicas garantías que se ofrecen -en meras palabras y no desde la ética de la responsabilidad (Weber, 1929)- al elector acerca de las cualidades de la persona delcandidato en cuanto a su confiabilidad -raramente demostrada- honestidad, laboriosidad, honradez, veracidad (en las últimas elecciones legislativas del años 2001, hasta llegó a haber una dirigente -muy batalladora ella- quien decía ser la "dueña de la verdad", como si ésta fuera una sola) y otras muchas adjetivaciones laudatorias que terminan por ser ridículas, no solamente por la obviedad que ellasimplican, sino básicamente en razón de que tales atributos realizados sobre sí mismos no debieran ser motivo alguno de diferenciación entre ellos. Tanto la transparencia en el futuro gubernativo como legisladores o ediles, como la honestidad y el servicio puesto al desempeño de su trabajo parlamentario, como así también la honestidad, son cuestiones y categorizaciones tan obvias a requerir que nosirven para ser utilizadas de parámetro diferenciador entre unos y otros candidatos.
Sin embargo, es fácil observar que en la mayoría de los casos, salvo en el de los candidatos de los partidos de la izquierda -que mientras más a la izquierda se ubican menos presentan tal tendencia a la vacuidad ideológica, aunque mayor sea su delirio en cuanto a proposiciones que no necesariamente han de serpragmáticas para ser plausibles- en general se trata solamente de enfatizar características que se pretende sean de orden personal, pero que no llegan a ser siquiera la síntesis de un programa político y que, en todo caso, las mismas debieran estar implícitas en todos aquéllos que compiten con la pretensión de llevar adelante el papel de legislar y para lo cual piden al electorado su apoyo.
En últimainstancia, entiendo que con tal simplificación de estrategias en el discurso expositivo, no solamente los miembros de la "clase política" -tal como fuera definida por W. Pareto (1916) y G. Mosca (1926)- están vaciando el contenido del pensamiento ideológico y político que debiera sustentarlos. Lo notable es que tal fenómeno ocurre por parte, precisamente, de quienes pretenden ser los dirigentesencargados del manejo de los destinos de la población sino que, lo que es peor aún para la "salud política", con tales metodologías están produciendo el vaciamiento -y el viciado- del contenido del pensamiento de la masa a la cual dirigen sus discursos. Vale decir, los políticos no dicen otra cosa que lo que su auditorio desea escuchar -cosa que al fin y al cabo hacemos la mayoría de los mortales conmayor o menor ignorancia del hecho cuando nos dirigimos a otros- según sea el lugar y momento elegido para cada uno de ellos (Rodriguez Kauth, 1992), ya que lo que importa dentro de la crisis de valores en que estamos inmersos es satisfacer la necesidad narcisística del aplauso fácil y, por encima de todo, obtener el favor electoral de los votantes al momento de ejercer su derecho cívico....
tracking img