La prueba de simalacion terceros

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2399 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 18 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA PRUEBA DE LA SIMULACION RESPECTO A TERCEROS

Son terceros todos aquellos que no han tomado parte en el contrato simulado y no deben sufrir legalmente sus efectos; es decir que no son partes contratantes, ni herederos de éstas o sus representantes legítimos.
Respecto a terceros, por consiguiente, ajenos a la simulación, la prueba no sufre restricciones: todo medio de prueba es admitidopara descubrir la apariencia o la falsedad del contrato por el cual reciben un daño presente o la amenaza de otro futuro. No sería justo, en efecto, prohibir a los terceros la prueba testifical o de presunciones, puesto que se hallan siempre en la imposibilidad de procurarse de prueba escrita de la ficción llevada a cabo por otros sin su consentimiento.
Pero no hay que hacerse ilusiones: una cosaes la posibilidad jurídica y otra la utilidad práctica de tales medios; y los terceros, a pesar de esta amplitud de prueba, se encuentran siempre en situación difícil para descubrir la urdidumbre sutil de engaños tramada en la sombra y las astufas ficciones y el disfraz de las relaciones contractuales. En efecto el tercero, salvo en casos excepcionales, no pueden tener la esperanza de utilizar lacontradeclaración que las partes pudieran haber hecho, pues seguramente se les ocultaría con todo cuidado y permanecería ignorada de ellos. Tampoco puede confiar en la confesión o el juramento de los propios contratantes, pues si éstos realizaron la simulación para engañar a todos, no han de ser tan ingenuos que declaren su engaño, o tan leales que lo afirmen con juramento; medio de prueba demásheroico y peligroso que expone a quien lo usa en un derrota irreparable. En parte puede ser útil el interrogatorio, aun dispuesto de oficio, ya que puesto el simulante en presencia del juez y obligado a responder diversas pregnts referente al acto impugnado, pudiera dejar entrever algún rayo de luz que descubriese la trampa. Más dudosa resulta la pruba de testigos, porque la simulación generalmentese urde en el misterio y con él se lo rodea, sin que deje huella tras de sí. Verdaderamente eficaz, y de resultado, sólo tenemos la prueba por presunciones, que es el auxilio a que normalmente acuden los terceros al impugnar la simulación.
La simulación como divergencia psicológica que es de la intención de los decarantes, se substrae a una prueba directa, y más bien se induce, se infiere delambiente en que ha nacido el contrato, de las relaciones entre las partes, del contenido de aquél y circunstancias que o acompañan. La prueba de la simulación es indirecta, de indicios, de conjeturas (per coniecturas, signa et urgentes suspiciones) y es la que verdaderamente hiere a fondo a la simulación, porque lo combate en su mismo terreno.
El contrato es objeto de profundo examen, sutil einexorable; se indaga la causa de su nacimiento; si responde realmente a una necesidad económica de los contratantes, y cual sea ésta; si se ha puesto en ejecución o continúa todavía el estado de hecho anterior a su celebración; si ésta en consonancia con la manera y tiempo en que se llevó a cabo, con las respectivas relaciones de las partes, con su conducta anterior o posterior a la estipulación delcontrato, etc.; y es difícil que con tal examen la simulación no aparezca, y descubierta en sus sinuosidades, no se revele, a veces de modo incontrovertible.
La materia de los indicios y conjeturas de simulación ha tenido una elaboración minuciosa por parte de los escritores de derecho común, aunque algo farragosa y pesada.
Una regla que nos legaron los prácticos, perfectamente aceptable enel derecho moderno, es de que para probar la simulación se necesita poner de relieve primeramente la causa simulando. Esta ha de ser simpre el punto de partida: buscar el motivo de la simulación para levantar después sobre fundamento sólido el edificio de la prueba. “Ubi accedit causa simulando, receptum est adminiculative imperfecte probatio sufficiat”, dice De Luca.
Pero ¿que debe entenderse...
tracking img