La Psicologia En El Renacimiento

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 26 (6300 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 5 de octubre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Leonardo considerado un inspirado y virtuoso hombre que aporto al arte, la mecanica la ciencia y al entendimiento del hombre del renacimiento, dio las bases para un pensamiento humanista del hombre que habia estado sometido por la iglesia catolica durante 15 siglos. Mueller nos presenta las ideas psicologicas del renacimiento a traves de Leonardo, aunque otros keppler, Giordano Bruno, tambienhicieron sus aportaciones en este trabajo solo sugerimos a leonardo, pero es recomendable considerar otras lecturas.
Las ideas Psicológicas en el Renacimiento.

Leonardo da Vinci, arquitecto, pintor, pensador, escritor, matemático, físico, anatomista, se ocupó igualmente de mecánica, hidráulica y estratégica; es el espíritu representativo de las nuevas tendencias culturales del Renacimiento. Seconoce el entusiasmo de Paúl Valery por esta '' obra maestra de existencia armónica y de plenitud potencias humana''' que se movió ''en todo el espacio del poder del espíritu'', por aquel:
…semejante a los príncipes de la tierra que corrían tras su presa por los demonios sin preocupase por cercados sin límite persiguió como señor soberano del intelecto su placer de comprender y de penetrar elmisterio de las cosas sin fijarse de las categorías que convienen a las escuelas y de los espíritus. 1
Ante tal elogio, el ''común de los espíritus'' siente casi vergüenza de confesar que esta falta de cuidado por las categorías le prohíbe una esquematización de su obra.
Pues su parte escrita, que consiste esencialmente en fragmentos y en anotaciones incompletas, es un hervidero de intuicionesgeniales, pero contradictorias en lo que concierne a la concepción fundamental de la naturaleza, que oscila entre un determinismo accesible a la reducción físico-matemático y un naturalismo animista y místico, de manera que puede parecer unas veces el precursor de Galileo y Descartes y otras -cuando invoca la misteriosa forza- el de Bruno y de Campanella.
Al comienzo le impresionaban las analogíasque descubre entre el cuerpo humano y las estructuras del cosmos, probablemente bajo la influencia de la idea platónica. Predomina, entonces, en la idea del micro cosmos:
"… porque si el hombre está compuesto de agua, aire y fuego, lo mismo puede decirse de los cuerpos de la tierra y si el hombre tiene un armazón de huesos para su carne, el mundo tiene rocas, soportes de la tierra; si el hombrealberga un lago de sangre en el que los pulmones, cuando respiran se dilatan y se contraen, el cuerpo terrestre tiene su océano, que crece y decrece cada seis horas con la respiración del universo; si de este lago de sangre parten las venas que se ramifican por el cuerpo, el océano invade el cuerpo de la tierra con una infinidad de venas aguosas…" 2.
La fuerza creadora de la naturaleza provoca sualteración:
… no tiene necesidad de contrapeso para crear en el cuerpo de los animales los miembros necesarios para el movimiento. Pone en ellos el alma del cuerpo que los crea, es decir de la madre, que comienza por construir en la matriz la forma del hombre, y, a su debido tiempo, despierta el alma destinada a habitarlo. Pues esta última, en primer lugar, ha quedado adormecida bajo la tutela delalma materna que la nutre y le da vida por intermedio de la vena unvilidar, con todos sus órganos espirituales. Y así ocurre hasta el cordón umbilical, la alcanza por las secundinas y los cotiledones que unen al niño con la madre. He ahí por qué el niño siente todo deseo intenso todo espanto o todo sufrimiento moral de la madre con más fuerza que ella misma, puesto que, en muchos casos, muere… 3.Casi no es necesario observar que esta suerte de divinización de la naturaleza se halla en ruptura con el dualismo medieval; más bien nos recordaría a Heráclito: El movimiento es el principio de toda vida. 4.
El hierro se enmohece por falta de servicio, el agua estancada pierde su pureza y el frío la congela. De igual manera la inacción mina el vigor del espíritu (códice Atlanta, 289 v.c.)....
tracking img