La puesta en vigencia de la reincidencia y de la

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 18 (4277 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 1 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA PUESTA EN VIGENCIA DE LA REINCIDENCIA Y DE LA HABITUALIDAD EN EL ORDENAMIENTO JURÍDICO PENAL PERUANO1

Dra. Flor de Maria La Hoz Ruiz. Fiscal Adjunta de la 2da. Fiscalía Provincial Penal de Villa El Salvador.

1. ¿LA REINCIDENCIA Y LA HABITUALIDAD COMO EXPRESIONES DEL DERECHO PENAL DEL ENEMIGO? Una de las novedades que trajo el Código Penal de 1991 fue la proscripción de la reincidencia yde la habitualidad como formas de poder atribuir responsabilidad penal, asumiendo las reglas de un democrático derecho penal del acto. Sin embargo, con el Decreto Ley Nº 25475 (06/05/1992), para el ámbito específico del delito de terrorismo, y con las Leyes Nº 28726 (09/05/2006) y Nº 28730 (13/05/2006), para el ámbito general de los delitos, se reinstituyen estas anacrónicas y cuestionadasinstituciones que se adscriben más bien a un derecho penal de autor. Según nuestro Tribunal Constitucional por medio del EXP. Nº 000142006-PI/TC-COLEGIO DE ABOGADOS DEL CONO NORTE DE LIMA, sin perjuicio de ser categórico en señalar que toda manifestación del Derecho Penal del Enemigo2 3 implica considerar a algunos individuos
1

El dilema de la reincidencia y de la habitualidad es materia de opinión através de los profesores nacionales CASTAÑEDA OTSU, Susana; ROJAS VARGAS, Fidel. “Puntos de Vista. Reincidencia y Habitualidad: Entre el Derecho Penal del Enemigo y las Garantías del Estado de Derecho (Entrevista)”. En: JuS Constitucional. Análisis Multidisciplinario de la Jurisprudencia del Tribunal Constitucional, Febrero, 2, 2008, Editorial Grijley, pp. 123-129. 2 Se deben revisar lossiguientes trabajos académicos de la doctrina nacional, los mismos que realizan un certero cuestionamiento constitucional a las manifestaciones del Derecho Penal del Enemigo: ALCÓCER POVIS, Eduardo. “El Derecho Penal del Enemigo. ¿Realización de una opción política o de una criminal política de Estado?”. En: Actualidad Jurídica, Tomo 150, mayo 2006, Editorial Gaceta Jurídica, pp. 293-301. Del mismo autorse puede apreciar el siguiente trabajo: “Más sobre el Derecho Penal del enemigo. Repaso a sus manifestaciones en el Perú”. En: Actualidad Jurídica, Tomo 154, setiembre 2006, Editorial Gaceta Jurídica, pp. 273-279. Dentro de una posición contraria, esto es, de que las manifestaciones del Derecho Penal del Enemigo, como la reincidencia y la habitualidad, no vulneran las reglas de un EstadoConstitucional de Derecho, se puede citar al profesor POLAINO-ORTS, Miguel. “Reincidencia y Habitualidad: Poniendo caras al enemigo. A propósito de la sentencia del Tribunal Constitucional peruano del Exp. Nº 0014-2006PI/TC”. En: JuS Constitucional. Análisis Multidisciplinario de la Jurisprudencia del Tribunal Constitucional, Febrero, 2, 2008, Editorial Grijley, pp. 45-62. 3 El jurista nacional MEINI,Iván. “Notas sobre el derecho penal del enemigo y los derechos humanos”. En: Los Caminos de la Justicia Penal y los Derechos Humanos. Francisco Macedo (Coordinador). Instituto de Democracia y Derechos Humanos de la Pontificia Universidad Católica del Perú (idehpucp), Primera Edición-Abril, 2007, p. 151, con respecto al Derecho Penal del Enemigo es del parecer que: “En la discusión jurídico-penal de laactualidad, tal vez, el, así

1

como no personas (enemigos), en la que no se les aplicable los fines constitucionales de la pena, doctrina que es contraria al derecho-principio de la dignidad humana así como a las reglas de un Estado que se funda en el principio político democrático, buscando que estos sujetos sean eliminados, ha convalidado la constitucionalidad tanto de la reincidenciacomo de la habitualidad, negando que estas instituciones sean manifestaciones del Derecho Penal del Enemigo. Dentro de este contexto se ha afirmado lo siguiente: “(…) Constitución y “derecho penal del enemigo” 4. En sentencia anterior (STC 0003-2005-PI/TC, fundamentos 16-17), este Colegiado ha precisado que “(…) la política de persecución criminal de un Estado constitucional democrático no puede...
tracking img