La raiz robinsoniana

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1527 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
La raíz Robinsoniana de la Revolución Bolivariana.

Muy al contrario de lo que desde hace unos cuantos años nosotros les oíamos anunciar a ciertos pensadores por encargo, a sueldo sin duda de determinados intereses, la lucha entre ideologías de índole antagónica sigue marcando el rumbo del desarrollo en las sociedades contemporáneas. Lejos de estar en vías de desaparición, cada día se haceevidente que esa lucha se agudiza en la medida que crecen los problemas inherentes a un mundo carente de justicia social.
Los procesos políticos se definen precisamente bajo la orientación ideológica que adopten las personas adscritas o no a partidos políticos o movimientos sociales, apoyados a su vez en una gama de fuerzas sociales, correspondientes a los dos grandes campos del desarrollo de lahumanidad: el conservador y el revolucionario.
En las circunstancias actuales que vivimos en Venezuela, donde se ha desatado en estos últimos cinco años un impresionante proceso de cambios en las más diversas esferas, ha cobrado decisiva importancia el factor ideológico. Nadie puede desconocerle al Presidente Chávez el mérito histórico de haber despertado en el pueblo venezolano un interés sinprecedentes por el estudio del pensamiento bolivariano, el cual constituye como es sabido el fundamento esencial de todo lo que en el plano de la ideología aporta nuestro proceso.
La clave que nos permite entender a Bolívar y sus avanzadas ideas en materia social y política, asombrosas en muchos aspectos aún hoy en día, no es otra que la del insigne maestro y compañero de ideología que encontró Bolívaren su tocayo Simón Rodríguez.
En la carta que envió Bolívar a Simón Rodríguez desde Pativilca, el 19 de enero de 1924, se observa el altísimo respeto y profundo afecto que el Libertador tenía por su maestro:
“...Vd. formó mi corazón para la libertad, para la justicia, para lo grande, para lo hermoso. Yo he seguido el sendero que Vd. me señaló, Vd. fue mi piloto aunque sentado sobre una playasde Europa. No puede Vd. figurarse cuán hondamente se han grabado en mi corazón las lecciones que Vd. me ha dado; no he podido jamás borrar siquiera una coma de las grandes sentencias que Vd. me ha regalado: Siempre presentes a mis ojos intelectuales las he seguido como guías infalibles...”
Esta cita y las siguientes pertenecen a una obra titulada de modo muy sugestivo “La raíz robinsoniana de laRevolución Bolivariana en Venezuela”, en edición popular hecha por el Instituto Municipal de Publicaciones de la Alcaldía de Caracas, cuyo autor es un conocido profesor de la Universidad de Oriente (UDO), Max Robinson, canadiense por su origen y venezolano no solamente por la ley sino de corazón.
Las originales ideas que Simón Rodríguez pregonó en vida y dejó asentadas en todo un montón deescritos -sin saber cual de todos es más revolucionario-, han permanecido casi ignorados hasta ahora, de igual forma que las huellas imborrables que dejaron numerosos hombres y mujeres en el proceso histórico emancipador del pueblo venezolano, las cuales continúan provocando en la Oligarquía serias preocupaciones y dolores de cabeza.
Afortunadamente, abundan y cobran vigencia hoy en la memoria históricadel país las vidas y obras tanto de Simón Bolívar y Simón Rodríguez, como las de Guaicaipuro, Tamanaco, Francisco de Miranda, José María España, Pedro Gual, Josefa Camejo, Josefa Joaquina Sánchez, José Leonardo Chirinos, Antonio José de Sucre, Rafael Urdaneta, Luisa Cáceres de Arismendi, Manuel Carlos Piar, José Francisco Bermúdez, José Antonio Anzoátegui, José Tadeo Monagas, Manuel Cedeño, PedroCamejo, José Félix Ribas, Jacinto Lara, Ezequiel Zamora, Juan Crisóstomo Falcón, Maisanta, así como otras más.
Simón Rodríguez, fue odiado despiadadamente por ciertos sectores privilegiados que lo tildaron de “loco” porque sus ideas eran antagónicas con sus intereses, y han sido estos mismos sectores los que se esfuerzan por borrar su legado de la memoria colectiva del pueblo, reduciéndolo a...
tracking img