La reconquista: el triunfo de la cristiandad sobre el islam (ss. xi-xiii).

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2619 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 3 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA RECONQUISTA: EL TRIUNFO DE LA CRISTIANDAD SOBRE EL ISLAM (SS. XI-XIII).

TEXTO:
Manuel González Jiménez: “¿Re-conquista? Un estado de la cuestión”. En Tópicos y realidades de la Edad Media, I, Eloy Benito Ruano (Coord.). Madrid, Real Academia de la Historia, 2000, (pp. 155-178).

COMENTARIO DE TEXTO
¿RE-CONQUISTA? UN ESTADO DE LA CUESTIÓN
Por
Manuel González Jiménez

A.- RESUMEN DELARTÍCULO:

1. El término reconquista ha sido utilizado por los historiadores españoles sin mayores problemas. Hoy, este concepto se ha convertido en una polémica interminable y, hasta cierto punto, estéril, más en los medios periodísticos españoles y portugueses que en los académicos. Desde algunos decenios se observa una cierta resistencia a su uso, como si implicara un asunción política.Esto es debido, a su aplicación a hechos dolorosos del pasado reciente, por el abuso que se hizo del término aplicado a la guerra civil española 1936-39.

Se complica cuando se aborda desde presupuestos regionalistas, abominándose o se la hace poco menos que responsable de los males imaginables. Al atribuir a este concepto buena parte de los males que padecía la España de fines del sigloXIX: Costa, propuso cerrar con siete llaves el sepulcro del Cid; la misma idea subyace en Sánchez Albornoz; Ortega y Gasset, se preguntaba cómo podía llamarse reconquista “a una cosa que dura ocho siglos”.
Fuera de nuestro país, ningún historiador serio se ha cuestionado el uso del término reconquista. Derek Lomax en un libro titulado The Reconquest of Spain, había detectado el verdaderoproblema: la reconquista se convirtió en un tópico retóricamente exaltado o en un concepto que había de extirpar y combatir, según quien lo argumentara. Creo que ambas posturas son igualmente erróneas, pues adolecen del mismo defecto: el de reducir la complejidad del hecho histórico, a una sola de sus múltiples facetas, la espiritual y la religiosa en el caso de los tradicionalistas, ola material yeconómica para los marxistas. Y es que no todos los cristianos abrazaron el ideal de la reconquista de la misma manera, pues variaba según los individuos.

2. Marcelo Vigil y Abilio Barbero. Consiguieron enfrentar a historiadores marxistas y no-marxistas. La tesis principal versaba entorno al escaso nivel de romanización y de cristianización de los pueblos del norte, estructuras sociales muyprimitivas. Estos pueblos habían mantenido frente a los visigodos la misma actitud de resistencia. Estas tesis ampliamente difundidas fueron a la vez puestas en cuestión, con un depurado análisis de las fuentes. Claudio Sánchez-Albornoz mostrando su radical discrepancia con estos autores, Armando Besga y otros historiadores, han comprobado el alto nivel de romanización de los pueblos del norte y latemprana extinción gentilicia.
La polémica ha sido positiva ya que ha permitido ahondar en el conocimiento. Yves Bonnaz ha planteado la continuidad de las estructuras políticas y hasta culturales visigóticas desde el momento mismo de la sublevación de Pelayo. Detectando una fortísima migración a Asturias de la nobleza visigoda. Hecho que recoge hasta el texto árabe más antiguo: Ajbar Machmu´a,defendiendo la continuidad de elegir a los reyes y la vinculación familiar de Pelayo con los reyes godos de Toledo, es decir la restauración del “orden de los godos”. Isabel Montenegro y Arcadio del Castillo, según los cuales, el surgimiento del núcleo astur se debió a la actividad de un visigodo arraigado en un pueblo ya muy incardinado en el mundo visigodo.

3. Tesis de Bonnaz. Replanteanada menos que la verosimilitud del relato de la sublevación de Pelayo en Asturias y los orígenes mismos de la reconquista. ¿Era consciente Pelayo de estar iniciando tal empresa? Nunca lo sabremos. Cierto o no lo que no cabe la menor duda es que a la altura del reinado de Alfonso III (866-910) la reconquista era algo más que un proyecto nebuloso. La Crónica Albeldense, a la altura del siglo IX...
tracking img