La remolienda (obra completa)

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 62 (15407 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 31 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA REMOLIENDA

De: Alejandro Sieveking

PERSONAJES

DOÑA NICOLASA
NICOLAS
GILBERTO
GRACIANO
ISAURA
YOLA
CHEPA
DOÑA REBECA
RENATO SEPÚLVEDA
BAUDILIO
TELMO
MAURO
MIRTA

PRIMER ACTO

PRIMER CUADRO

Una loma en el campo, al sur de Villarrica. Doña Nicolasa, una mujer de campo vestida con sus mejores ropas, está inclinada entre sus bultos y canastos preparando cuatro vasos deulpo. Doña Nicolasa es una mujer pequeña, morena y dinámica. Viste completamente de negro. Grita, sin dejar de trabajar.

Nicolasa: ¡Nicolás, peazo´e mugre! ¿Dónde te juiste a quear, bestia? ¡Guaso descosío! ¡Graciano! ¡Gilberto! … ¡Los hijos que uno se gasta! … ¡Nicolás! ¡Peazo´e mugre! ¿Querís que te rompa la jeta a patás? (Entra Nicolás, un muchacho de veinte años con sombrero y manta, traeun bulto en la mano) ¡Ah, menos mal que llegaste! ¿Qué no te mandé a buscar a tus hermanos badulaque?

Nicolás: El se quearon, en ese camino duro que hay él.

Nicolasa: ¡Pavimentao, ignorante!

Nicolás: ¡Mé! ¿Y cómo no van a querer mirarlo, si nunca se había visto algo así, poh?

Nicolasa: Entonces cuando lleguen al pueulo, se van a tener que quearse un año pa ver toos los adelantos quese han hecho, entonce.

Nicolás: (Con cierto recelo) ¿Y no será mejor volvernos pa la casa?

Nicolasa: ¿Qué tenís mieo?

Nicolás: ¡No!, ¿por qué voy a tener? Pero, ¡pucha!, si no habíamos salío nunca del rancho y de un repente se le ocurre salir pa el pueulo. ¿Qué no estábamo bien como estábamo?

Nicolasa: ¡Veinte años allá arriba, sin moverse, y ahora dan un paso p´abajo y se austan, lostontos guailones! ¡Claro que no estábamo bien como estábamo! Ustees necesitas un paíre (al público) y yo necesito un marío. Cinco años que enterramos al finao el Abelino. ¡Bien llorao que está, no se me puee quejar! Le puse un atao´e flores, en la tumba, con una cinta morá. ¡y a ver gente se ha dicho! Y güeno es que de pasá conozcan un poco´e mundo, también, poh. (Entran Gilberto y Graciano. Losdos son menores que Nicolás y están vestido como éste, manta y sombrero, cada uno trae un atado con ropa) ¿Y? ¿Ya vieron el camino pavimentao?

Gilberto: ¡Es re duro!

Graciano: ¡No pudimos sacarles ni un peazo!

Gilberto: ¡Se me le llegó a quebrar la cuchilla!

Nicolasa: ¡Hay que ver que son bien… ¡Se me van a tener que andar con cuidao, que no van a poer meterle mano y cuchilla a too loque vean en el pueulo, ¿entendío? Y éi si que hay cosas bonitas. Si parece que estoy viendo la calle principar, toa iluminá con su luh eléctrica. Faroles prendíos que da un gusto.

Nicolás: ¡Ya, poh, añora, córtela con eso´e la luh eléctrica. Si hasta que no veamo, no creímo!

Nicolasa: La sacan de una energía que tiene el agua.

Graciano: Pero si el agua apaga el fuego, ¿cómo va a dar luh?Nicolasa: ¡Guasos descreídos! ¡Ya van a ver, no más! Ei van a aprender.

Nicolás: Si estábamo requetecontra bien como estábamo.

Graciano: Claro, y la tierra no puee dejarse sola que sin cariño no rinde.

Nicolasa: ¡Más que cariñote hei dao a ese pelaero! ¿Qué fue tu paire, acaso, el que lo convirtió en lo qu´es ahora? Un campo plantao y sembrao hasta el último peazo. ¿No fui yo la quelos endilgué por ese lao? (Le entrega un vaso a cada uno de sus hijos y se sienta en un tronco a comer) Si son dos días, no más, los que vamo a estar ajuera… y no too ha de ser trabajar como bestia la vida entera y estarse él, encerrao, esperando que pasen las lluvias, tampoco. Hay que ver cómo están las cosas en las tierras bajas, conocer gente, tamién, ver los adelantos del mundo. ¿Acaso tu paireno bajaba toos los años al pueulo? Pero él ya no está pa contarnos y güeno es que veamos las cosas mientras se puea que´el tiempo lo tenimos contao. Y yo tan vieja no estoy pa quearme sola too lo que me quea, tampoco, sentá él, sin ver la eléctrica y tanta cosa nuea que hay.

Nicolás: Si el taita le metió toas esas historias de la ciudá en la caeza, jue por que era güeno pa contar cuentos, no...
tracking img