La resurreccion de jesus

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1970 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 22 de abril de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Introducción
Como católicos, nos disponemos a vivir la Semana Santa, junto con toda la Iglesia, para recordar la pasión, muerte y resurrección de Jesús quien “se humilló a sí mismo, obedeciendo hasta la muerte y muerte de cruz. Por lo cual Dios lo exaltó y le dio el Nombre que está sobre todo nombre”.
Jesús nos ama apasionadamente, es por esto, que se entregó sin reservas, hasta consumar lamisión que el Padre Dios le había encomendado. ¿Por qué el Padre le pediría al Hijo que se entregara en la Cruz?, la realidad, es que ambos, junto con el Espíritu Santo, sufrieron de alguna manera, pues el Padre también se unió al dolor de su Hijo Amado.
Jesús, al vivir su pasión, nos demostró cuánto nos ama, sin embargo, la realidad es que no siempre lo valoramos. Cuando vemos un crucifijo ¿acasorecordamos y valoramos lo que Jesús hizo por nosotros?, la realidad, es que debemos darle las gracias a Cristo, por habernos regalado el don de la vida eterna.
Jesús, siendo Dios, nos demuestra también su humanidad, al morir en la Cruz, después de haberse entregado a su pasión. Todos moriremos alguna vez, sin embargo, Cristo nos asegura la vida eterna, por esta razón, nuestra fe tiene sentidopues, de otra manera, no tendría fundamentos.
La vida eterna parece lejana, sin embargo, al contemplar la creación, y todo lo que Dios ha diseñado, no hay razón, por la cual, debamos descartar la existencia de la vida después de la muerte. Cristo vuelve al Padre, sin embargo, no se quedará para siempre en el sepulcro.

La Muerte de Jesús El acto de la crucifixión era terrible. Varios hombresintentaban inmovilizar al reo. Uno en cada brazo y otro en las rodillas...
La crucifixión

"Llegaron al lugar llamado Gólgota, esto es, lugar del Calvario". Jesús está exhausto, le queda poca vida por causa de tanto dolor en el cuerpo y en el alma. Pero sigue firme, no se queja. Alrededor de Él hay griterío. Gritan los ladrones en su desesperación. Gritan los soldados en su triste tarea. Gritan losque odian de Jesús. Todos gritan y el cielo calla sin descargar el castigo a los culpables. Jesús calla y reza. Pronto sabremos el contenido de sus pensamientos y oraciones.

"Y le dieron a beber vino mezclado con hiel; y, una vez probado, no quiso beber"(Mt). Estas bebidas intentaban paliar algo el dolor de los crucificados; eran como un anestésico y un calmante. Los ladrones lo beben a grandestragos, como intentando acallar el dolor que se les avecina, un dolor absurdo, un dolor terrible, un dolor sin esperanza. Pero Jesús no bebe. No quiere que disminuya en nada el dolor. Quiere apurar ese cáliz. Para Él sí tiene sentido lo que está ocurriendo. Es un sacrificio de expiación. El dolor y la muerte entraron en el mundo por el primer pecado, ahora pasando por ellos se vence a la causaque es el pecado. Sacrificio doloroso, sacrificio salvador. Dolor convertido en expresión del amor más grande, el que ama a todos sin excepción.

El acto de la crucifixión era terrible. Varios hombres intentaban inmovilizar al reo. Uno en cada brazo y otro en las rodillas. Un cuarto tomaba el clavo lo colocaba sobre las muñecas y con golpes fuertes y diestros atravesaba la carne y todos lostejidos y adhería la mano a la madera. Los pies se colocaban uno sobre otro, y de nuevo con un clavo más largo los atravesaban pegándolos a la cruz. Luego se levantaba la cruz y el cuerpo quedaba pendiente solamente de los tres clavos. Todo el cuerpo se desplomaba. Los gritos de dolor se atenuaban por la dificultad para respirar.

El sufrimiento de Jesús

La crucifixión de los dos ladrones fue dura,eficaz, cargada de luchas y de insultos. Cuando llegan a Jesús, los soldados ven con sorpresa que no se defiende. Intentan sujetarle, pero no ofrece resistencia. Se tiende en el madero y extiende sus brazos. Es el Sacerdote eterno que abre sus brazos para abarcar a todos los hombres de todos los tiempos que necesitan misericordia para no incurrir en el castigo. Desde el cielo el Padre eterno...
tracking img