La revolución sexual y sus consecuencias

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 13 (3157 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 25 de septiembre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
Revolución Sexual.
1. Etiología conceptual de la Revolución Sexual.
La “Revolución sexual” empieza a fraguarse en los siglos XVII, XVIII y XIX, cuando algunos intelectuales promueven en Europa un modelo cultural llamado “Iluminismo”, el cual consiste en separar la moral (privada y pública) de la religión. Ello ha promovido una visión de la ética “laica”, como, por ejemplo, la defendida por elutilitarismo.
Según el utilitarismo, tal y como lo propusieron autores como Jeremy Bentham (1748-1832) y John Stuart Mill (1806-1873), el criterio ético fundamental consiste en promover el máximo placer para el mayor número de personas, y en evitar el dolor a toda costa, pues el dolor es entendido para esta corriente con “malo” desde el punto de vista ético. Es interesante recordar que John StuartMill acogió (modificándolas) ideas de Thomas Malthus (1766-1834) en favor del control de la natalidad, lo cual muestra la relación que existe entre utilitarismo, hedonismo y mentalidad anticonceptiva.
Estas teorías influyeron fuertemente en el modo de vivir la sexualidad, que para muchos sería más placentera cuando se consigue eliminar el “peligro” de la concepción de hijos que interpelan yexigen responsabilidades. Este “peligro”, según algunos, ha quedado muy reducido, a veces casi eliminado del todo, con la difusión de potentes métodos anticonceptivos desde la segunda mitad del siglo XX.[1]
Por otra parte, otra línea de pensamiento importante en el nacimiento de la “Revolución sexual” fueron las ideas marxistas y las ideas de Freud, sobretodo cuando son radicalizadas yreinterpretadas por diversos autores. Dos casos paradigmáticos son los de Wilhelm Reich (1897-1957) y Herbert Marcuse (1898-1979). Para Reich, que se opone en cierto sentido a la posición original de Freud, hay que superar aquellos aspectos culturales que promueven la represión de la sexualidad, que impiden la plena satisfacción de algo que es natural y que debe ser aceptado por encima de los frenos morales. Esdecir, hay que “progresar” hacia la revolución sexual.
Marcuse, por su parte, elaboró una especie de síntesis entre las ideas de Freud (de quien criticó algunos aspectos de su teoría psicológica) y las ideas de Marx, con lo que nace una nueva corriente que puede llamarse “freudomarxismo”. Para Marcuse sería necesario suprimir toda represión sexual, lo cual permitiría vivir la sexualidad segúnnuevos modelos, especialmente con la ayuda de la fantasía.
Lo propio de Marcuse es una combinación de sabor alquimista y artificial. A diferencia de Reich, Marcuse es filósofo y la sexualidad aparece en sus obras –principalmente en Eros y civilización- con un presunto estatuto de perennidad metafísica.
Filosofía es siempre una respuesta sobre el ser, y Marcuse no escapa de esta perspectiva y, asu modo, proporciona una respuesta entre Freud y Marx. Igual que para Marx, para Marcuse ser es igual a ser sensible; después interpreta a Freud escribiendo que “sus teorías contienen implicaciones sobre la estructura de los modos principales de ser: implicaciones ontológicas”[2]; según Marcuse, el Eros es “el principio del ser”[3], ya que “ser es esencialmente lucha por el placer. Esta lucha seconvierte en una meta de la existencia humana. Por otro lado, dirá que “el intento de muerte afirma el principio del no-ser contra el Eros (principio del ser). La fusión omnipresente de esos principios en la concepción freudiana corresponde a la fusión metafísica tradicional de ser y no ser”.[4]
Marcuse se mueve, como puede verse, en la férrea línea de la sensibilidad, que ya Marx recogió y pusocomo base del materialismo histórico. Pero Marcuse da un paso más en la línea de la sensibilidad; ser no es sólo ser sensible, sino ser erótico, ya que el final del necesario itinerario de la nueva civilización consistirá en la completa “resexualización” del hombre.[5]
Ahora bien, Marcuse busca corregir la visión pesimista de Freud en cuanto que no es posible civilización sin represión. Reconoce...
tracking img