La rueda del tiempo. carlos castaneda

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 81 (20242 palabras )
  • Descarga(s) : 11
  • Publicado : 12 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA RUEDA DEL TIEMPO
Carlos Castaneda

Este libro fue pasado a formato Word para facilitar la difusión, y con el propósito de que así como usted lo recibió lo pueda hacer llegar a alguien más. HERNÁN

Para descargar de Internet: Biblioteca Nueva Era Rosario – Argentina Adherida al Directorio Promineo
FWD:

www.promineo.gq.nu

2

ÍNDICE
Introducción Citas de Las enseñanzas de donJuan Comentario Citas de Una realidad aparte Comentario Citas de Viaje a Ixtlán Comentario Citas de Relatos de poder Comentario Citas de El segundo anillo de poder Comentario Citas de El don del Águila Comentario Citas de El fuego interno Comentario Citas de El conocimiento silencioso Comentario 2 4 5 6 8 9 11 12 15 16 17 18 20 21 22 23 25

INTRODUCCIÓN
Esta serie de citas han sido especialmenteseleccionadas a partir de los ocho primeros libros que escribí sobre el mundo de los chamanes del México antiguo. Las citas proceden directamente de las explicaciones que, como antropólogo, recibí de mi maestro y mentor don Juan Matus, un chamán indio yaqui de México. Don Juan pertenecía a un linaje de chamanes cuyos orígenes se remontaban hasta los chamanes que vivieron en México en tiemposantiguos. Don Juan me introdujo a su mundo de la manera más eficaz que pudo; un mundo que era, naturalmente, el de aquellos chamanes de la antigüedad. Don Juan estaba, por tanto, en una posición clave. Conocía la existencia de otro ámbito de la realidad, un ámbito que no era ni ilusorio ni producto de los caprichos de la fantasía. Para don Juan y para el resto de sus compañeros chamanes, que eranquince, el mundo de los chamanes de la antigüedad era tan real y pragmático como cualquier otra cosa. Este libro empezó como un sencillo intento de recopilar una serie de descripciones, dichos e ideas procedentes de la sabiduría de aquellos chamanes, que podrían ser una interesante fuente para leer y pensar. Pero cuando el trabajo estaba en marcha se produjo un inesperado cambio de rumbo: me di cuentade que las citas, en sí mismas, estaban imbuidas de un ímpetu extraordinario. Revelaban una línea encubierta de pensamiento que no se me había hecho evidente hasta entonces. A la vez que señalaban la dirección que habían seguido las explicaciones de don Juan durante los trece años en que me guió como aprendiz. Las citas revelaban, mejor de lo que cualquier conceptualización podría hacerlo, unainsospechada e invariable línea de acción que don Juan había seguido con el fin de fomentar y facilitar mi entrada en su mundo. Llegué a la certeza, más allá de toda especulación, de que si don Juan había seguido aquella línea, ése debía haber sido también el modo en que su propio maestro le había impulsado, a su vez, a entrar en el mundo de los chamanes. La línea de acción de don Juan Matus consistíaen un intento deliberado de empujarme hacia lo que, según decía, era un sistema cognitivo diferente. Cuando don Juan hablaba de sistema cognitivo, se refería a la definición usual de cognición, o sea: «los procesos responsables de la conciencia cotidiana, entre los que se cuentan la memoria, la experiencia, la percepción y el empleo experto de cualquier sintaxis dada». Lo que don Juan afirmabaera que los chamanes del México antiguo poseían en verdad un sistema cognitivo diferente al del hombre corriente. Aplicando toda la lógica y todos los razonamientos a mi alcance como estudiante de ciencias sociales, tuve que rechazar esta afirmación suya. Comenté a don Juan una y otra vez que lo que afirmaba era absurdo. Para mí se 3

trataba, cuando menos, de una aberración intelectual. Tomótrece años de duro trabajo, por su parte y por la mía, para hacer vacilar mi confianza en el sistema normal de cognición que nos hace comprensible el mundo que nos rodea. Esta maniobra me llevó a un estado muy extraño: un estado de cuasi desconfianza en la, de otro modo, implícita aceptación de los procesos cognitivos de nuestro mundo cotidiano. A1 cabo de trece años de duro asedio tuve que...
tracking img