La sangre

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 228 (56761 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 24 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
HARLEQUIN
n O c t u r n e

MICHELE
HAUF
MALDICIÓN ETERNA

3° de la Serie Bewitching the Dark
His Forgotten Forever (2008)

ARGUMENTO:
Su alma pertenecía al diablo…

Truvin Stone ya no recordaba a sus víctimas… ni a sus enemigos. Mientras luchaba por sobrevivir, la única persona en la que podía confiar era una intrusa en su mundo, una chica inocente dispuesta a curarlo.El pasado de Truvin era una historia que Lucy Morgan no podía dejar escapar, incluso después de descubrir que era un vampiro. Atraída por su lado oscuro, Lucy estaba a un mordisco de sentir el poder de su abrazo… y su maldición eterna. En mitad de una guerra sanguinaria, Truvin era la clave para alcanzar el equilibrio entre los vampiros y las brujas.

Sin embargo, regresar a sus antiguascostumbres acabaría por destruir a Lucy y lo condenaría a un destino peor que la muerte.

CAPITULO 01

El dolor en la cabeza fue lo que lo hizo volver en sí. Sentía como si le hubieran taladrado el cráneo con algo duro. Miró hacia la pared sobre la que estaba apoyado y vio una mancha roja sobre el ladrillo.
¿Sangre?
Situada en mitad del callejón, una farola iluminaba el punto en que seencontraba. Tras varios segundos, localizó el dolor en su sien derecha. Deslizó los dedos y sintió la sangre húmeda.
Imaginó que se había golpeado la cabeza contra el muro. ¿Provocado quizá por alguien? ¿Pero por qué? O tal vez se hubiera tropezado y no hubiera tenido tiempo de recuperar el equilibrio antes de golpearse la cabeza contra la pared de... ¿dónde estaba?
Podía oír el sonido de loscoches a no mucha distancia. Un cielo gris, iluminado por las luces de la ciudad, brillaba sobre su cabeza. Debía de estar sentado tras un edificio; tal vez un negocio de venta al por menor.
Un olor a pescado se le metió por la nariz. Escuchó más atentamente y distinguió el sonido de cacerolas y quizá los murmullos del personal de cocina. Debía de haber un restaurante cerca.
Allí, al finaldel callejón, oyó los zapatos de un hombre sobre el pavimento mojado y los tacones de una mujer caminando a doble velocidad tras él. La mujer se estremeció en silencio y maldijo el frío invernal.
Él intentó sentarse y agitó la cabeza para despejar la niebla que inundaba su cerebro.
Pero la niebla no desapareció completamente. No parecía saber dónde estaba.
—¿Dónde estoy? ¿Quién diablos meha hecho esto?
Tal vez hubiera sido atracado.
Recorrió mentalmente el resto de su cuerpo y concluyó que no le dolía nada como la cabeza. Debían de haberlo golpeado con algo.
Llevaba botas de cuero negro hasta los tobillos, que estaban empapadas con el aguanieve que se acumulaba a lo largo de la pared. Sus pantalones grises estaban mojados también, y su camisa blanca mostraba una mancharoja en la pechera. El chaquetón, a juego con los pantalones, se encontraba arrugado a la altura de los codos.
¿Ésa era su ropa? No le resultaba familiar. ¿Por qué se sentía tan alejado de la realidad? Como si estuviera de pie a un lado, como si fuera un extraño observando al hombre sentado en el suelo.
Se palpó los pantalones y descubrió que no llevaba nada en los bolsillos. Ni documento deidentidad ni cartera. Ni móvil ni llaves de coche.
—Me han robado —murmuró—. Maldita sea.
Sintió un extraño sabor en la lengua. Se pasó el dedo por el labio inferior y notó la sangre. Debían de haberlo golpeado en la mandíbula.
El aire frío comenzó a atravesar su camisa y se dio cuenta de que estaba rodeado de nieve. ¿Cuándo había nevado? ¿Era invierno?
Claro que era invierno. ¿Pero porqué eso no significaba nada para él? ¿Sería un sueño? ¿Estaría realmente fuera de sí, observando el horror? ¿Se despertaría quizá en una cama caliente?
El dolor en su sien se intensificó, como para contestar: «No, esto está ocurriendo realmente».
—De acuerdo. Me pregunto cuánto dinero se habrá llevado el muy bastardo.
Se incorporó sobre la pared y se sorprendió al no tambalearse y al...
tracking img