La seducción de las palabras.

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2121 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
La seducción de las palabras
Por Álex Grijelmo

Capítulo IV
Las palabras del amor

La conquista sentimental es el campo donde el ser humano pone todas sus dotes de seducción. La propia palabra “seducción” adquiere su significado principal en las comunicaciones entre personas que se atraen o que buscan acercarse: la seducción amorosa.

La seducción antonomasia: si decimos que una mujer hasido seducida por un hombre, o que un hombre fue seducido por una mujer, no estamos pensando con esas frases en que el uno intentara convencer al otro respecto a un negocio en el que no se animaba a invertir un dinero.
Hay en muchos amantes una intención omnipresente que se manifiesta con claridad en sus lenguajes: dar un tono elevado y espumoso a las frases que reflejan su relación.

Ellenguaje del amor busca los sonidos suaves y las palabras que se arraigan en la historia de la humanidad, los conceptos profundos y universales, aquellos que recibieron su principal brillo en las obras de los poetas.
Gustavo Adolfo Bécquer aún seduce a los jóvenes enamorados de estos dos siglos que vivimos, y a los del tránsito entre ambos, y sus textos brillan repletos de ternura gracias al uso justoy certero de palabras como “Sol”, “Luna”, “Dios”, “ojos”, “silencio”, “pupilas”… que llegan siempre en el momento en que el ritmo atrae la atención hacia el remate sonoro de las últimas sílabas.
Mario Benedetti es heredero de esas palabras de seducción, como tantos otros poetas, esas voces que llegan desde los ancestros: muerte, claridad, luz, gloria…: “Una mujer desnuda y en lo oscuro/ tiene unaclaridad que nos alumbra/ de modo que si ocurre un desconsuelo/ un apagón o una noche sin luna/ es conveniente y hasta imprescindible/ tener a mano una mujer desnuda. / Una mujer desnuda y en lo oscuro/ es una vocación para las manos, / para los labios es casi un destino / y para el corazón un despilfarro. / Una mujer desnuda y en lo
oscuro / genera una luz propia y nos enciende, / el cielo rasose convierte en cielo / y es una gloria no ser inocente. / Una mujer querida o vislumbrada / desbarata por una vez la muerte”. [Mario Benedetti, Inventario II, Madrid, Visor Libros, 1993]
Suelen los poetas escoger muy bien sus palabras. Y acuden generalmente a aquellas que han acumulado durante los siglos mucho espacio en nuestras mentes. No encontraremos fácilmente en un buen poema palabrascomo “marketing”, o “liderar”, ni “posicionamiento”. Las palabras antiguas relucen en ese texto de Benedetti como en los de tantos maestros del ritmo y la rima. Las voces de los primeros versos reflejan (una vez más) la luz azul en sonidos como “desnuda”, “oscuro”, “alumbra”, “luna”, pero luego el poeta busca la claridad
en el segundo sexteto con términos como “resplandor”, “confianza”, “almanaque”,“telarañas”, “mirar”, “cansan”… Y muestra así su dominio de los colores que pintan las palabras.

Los poetas trasladado a los amantes ese brillo del idioma, para que éstos lo empleen en su propio beneficio. Y la herencia de tales vocablos no lleva sólo el mero instrumento del término y su significado: se acompaña también de la belleza que atesoró tantas veces como fue empleado en los poemas.“Amor”, por ejemplo, deslumbra si se pronuncia rodeada de oscuridad, sorprende en su primera llamarada. Porque llega un momento en que incluso una formulación tan significativa como “te quiero”, les resulta a los amantes vulgar y poco descriptiva de sus sentimientos; injusta. Y pasan entonces a hablar de “amor”, una palabra que acumula la fuerza de todos sus
siglos.

El uso del idioma en Españareserva para ese segundo estadio la expresión “te amo”, que los enamorados pronuncian como algo sagrado. Suele mostrarse más pródigo el americano con este verbo; incluso lo emplea sin rubores cuando lo proyecta sobre una persona amada ante un tercero que ejerce como interlocutor: “yo le amo”, “yo la amo”; mientras que el español se lo reserva para connotar esa pasión suprema en la que desdeña...
tracking img