La sexualidad

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 24 (5878 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Hablar de la infancia y la juventud en la sociedad actual no remite sólo al estatuto social de una franja de la población, sino a un problema que compromete las nuevas maneras de configuración de la cultura contemporánea. Entre los fenómenos de las últimas décadas, se encuentra la irrupción de la infancia como actor social (Touraine 1999: 21, 86)1, haciendo su aparición de manera novedosa,demandando nuevas reflexiones sobre su lugar desde la sociedad, la cultura y la educación. Así, la infancia aparece como un problema de la contemporaneidad, como resultado de complejos procesos relacionados no con una crisis coyuntural del Capitalismo, sino con la aparición de nuevas formas de organización social, económica y política que caracteriza a nuestra época (Tedesco 2001: 11)2. En particular,la irrupción de la infancia como actor social puede explicarse a partir de cuatro factores, que se desarrollan como sigue, con un interés más exploratorio que exhaustivo.
1. El mayor valor social y cultural que se confiere a los infantes como resultado de la reconfiguración demográfica de la familia contemporánea. En ella el valor social y cultural que se confiere a los infantes está en relacióninversa con su decreciente número, en familias predominantemente nucleares con pocos, muy pocos hijos.
Este fenómeno que logra ser una tendencia de la sociedad occidental contiene sus especificidades locales. Con respecto al tamaño de las familias, todavía se conserva la imagen de una numerosa familia antioqueña que las estadísticas desmienten para la actualidad. En este aspecto el salto ha sidobastante agresivo desde los años setenta, por lo cual Colombia se ha erigido en el emblema latinoamericano del éxito de la planificación familiar. Sólo para identificar la tendencia general, puede decirse que de la familia extensa donde convivían tíos, abuelos y hasta primos, cuya presencia pervive en los sectores populares de procedencia campesina, se ha pasado a una familia nuclear predominanteque idealiza y absorbe en las figuras del padre, la madre y unos pocos hijos la socialización y la afectividad del hogar. Se ha pasado pues de una familia donde convivían tres y cuatro generaciones a otra donde generalmente conviven dos, los padres y uno o dos hijos (Restrepo 1999: 31)3.
En este sentido, la fecundidad de los medellinenses y colombianos ha sufrido una brusca reducción comoresultado de la urbanización de la vida familiar, que conlleva no sólo la mayor participación de la mujer en la economía y la cultura contemporáneas, sino una menor confianza en el futuro, lo cual revierte en menores índices de procreación. El fenómeno no es local y alcanza dimensiones internacionales.
En Colombia, desde mediados de los años sesenta la fecundidad inició una curva declinante que seestabilizó en los setenta con 25 nacimientos por cada mil. Ello supone que las familias, y siendo más precisos las mujeres, han pasado de tener entre 4.5 y 5 hijos promedio, hacia 1973, a tener hacia 1985 sólo de 2.5 a 3 (Restrepo 1999: 76). En la actualidad las tendencias de procreación en las familias medias urbanas y de clases acomodadas es mucho menor, llegando casi a predominar el hijo único. Lafamilia en su conjunto ha mermado su cantidad de miembros, de modo que ha pasado de siete personas a cuatro y a tres, en los casos del hijo único.
Ante la reducción de los niños en los hogares de la sociedad moderna industrial, ¿qué nuevas formas de valoración de la niñez emergen en las familias y con ellas, qué nuevas representaciones de la infancia toman lugar en la sociedad contemporánea? Comolo señala el sociólogo alemán Elias (1998: 412), la modernidad funda nuevas formas de relación entre niños y adultos, que pasan de ser estrictamente autoritarias a más igualitarias, proceso que tiene lugar por el reconocimiento de la mayor autonomía que se les concede a los niños en medio de la declinación de la sociedad patriarcal. En la contemporaneidad los niños, más que antes, son vistos por...
tracking img