La sociedd de los poetas muertos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1636 palabras )
  • Descarga(s) : 9
  • Publicado : 31 de julio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
UNA SOCIEDAD DE POETAS MAS QUE ENTERRADOS.
Sin lugar a duda, La Sociedad de los Poetas Muertos, se ha convertido en un clásico para un sector de la juventud contemporánea. La historia del profesor Keating y sus alumnos tocó más de una fibra sentimental en los corazones de mucha gente, ya que la película expone el despertar adolescente al placer del lenguaje poético, al romanticismo, la búsquedade la identidad y la canalización de las posibilidades vocacionales.
El tema principal cuestiona las prácticas rígidas y memorísticas de las escuelas tradicionales, contrastadas y retadas por este ex-alumno convertido ahora en maestro, que viene decidido a romper dichas formas de enseñanza y aprendizaje, pero mas que como una iniciativa personal pedagógica, lo hace como una necesidad personal desalvar a esos jóvenes de lo nocivo que puede ser salir con la formación del infierno Welton, cosa que no es mala, pero discutible; un docente no puede focalizarse solo en un aspecto y cerrarse en el, si bien es muy noble lo que John Keating quiere conseguir (darle identidad y expresión a los jóvenes de la academia para que no sean tablas del saber), el enseñar no es solo eso, quizá el aspectovalórico es muy importante, esté no va en desmedro de lo que la institución quiere entregar, ambas se pueden conjugar, los valores, identidad y expresión dan personas integrales y con espíritu libre, pero los contenidos y los saberes dan resultados y son los que conyugan en la vida laboral y las competencias que el joven pueda dar. Ambas son importantes, es discutible cual es mas importante, pero auna institución escolar se le recurre por la necesidad de adquirir conocimientos y competencias que puedan ayudar a tener un mejor pasar, y mas abajo en la escala se encuentran los compromisos sociales de la institución ya que es lo menos visible y poco cuantificable en resultados concretos por lo cual solo se subentiende transversalmente que los docentes son íntegros y moralmente calificados parael ejercicio docente y que la institución respete derechos, valores e intereses y que además de eso los imparte.
Sus métodos didácticos, que de forma creativa e intempestiva, abren las expectativas de los chicos a la libertad de pensamiento y al gusto por la poesía, son dignos de tomarse en cuenta por maestros que buscan hacer de cada uno de sus alumnos personas pensantes, pero esto ¿no seráviolento y casi terrorista para la institución y su tradición?, quizá algo mas gradual o menos rápido, no tan drástico, hubiese tenido otro desenlace, hubiese arrojado otro cantar.
En una de las academias más prestigiosas de los EEUU, la Academia de Welton, se inicia el año estudiantil, en donde cuatro postulados marcarán la vida de los jóvenes. Tales pilares son: “Tradición, Honor, Disciplina yExcelencia”, pero transmitidos de manera tradicional, fría y alejada de toda afectividad hacia sus estudiantes.  Pero la historia cambiaría con la incorporación del profesor Keating, quien con ideas vanguardista hace sentir a los jóvenes como parte importante de la escuela y les transmite tal afecto que los reta a que lo llamen, “Oh Capitán, mi capitán” (de Walt Whitman dedicado al fallecidopresidente Lincoln). Para dar una bienvenida formal a los estudiantes, Welton ofrece una ceremonia en donde se hace entrega de unas velas. Estas velas simbolizan el traspaso de los cuatro pilares de la academia, además de connotar una entrega de luz de esperanza e ilustración.
En el guión quedan perfectamente engarzados poemas de Walt Whitman, Henry D. Thoreau y Lord Tennyson, entre otros, así como unosdiálogos verosímiles que en unas cuantas frases muestran la personalidad, los conflictos, las posibilidades y expectativas de sus personajes.
Keating les muestra a sus estudiantes un cuadro en donde aparece la primera generación egresada de Welton. De pronto una voz de carácter tenebroso y del más allá se escucha diciendo “Carpe Diem”. Keating les inculcó a los jóvenes que aprovechar el día...
tracking img