La telenovela

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 15 (3700 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 21 de abril de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA TELENOVELA: Un culebrón de medio siglo
Por: Diana Marcela Ariza
Desde hace un poco más de 50 años la telenovela ha sido el género más producido en América Latina y su principal producto de industria cultural. El surgimiento del cable y el satélite, sumado a las políticas de globalización y la transnacionalización han permitido la expansión de la telenovela, con un incremento importante ennumerosos mercados alrededor del mundo, teniendo en cuenta que es un género propio de una cultura distinta a las que se ha incorporado en las últimas décadas. Para J. Martín Barbero, por ejemplo, la telenovela es un espacio de confrontación cotidiana entre el sentido de lo nacional (que implica temáticas y personajes propios) y lo transnacional; modelos y formatos que traspasan fronterasnacionales, que a su vez articulan las lógicas comerciales de producción con las lógicas culturales de consumo (1992: 20), lo que supone una larga experiencia del mercado por captar la atención de nuevas sensibilidades populares para revitalizar las narrativas de las historias cotidianas contadas, y transformar con el paso del tiempo y las exigencias del mercado los modos de hacer, contar y vertelenovelas, pasando por encima de los significados socio-culturales y políticos regionales, locales y nacionales de las que estaban cargadas las historias en sus inicios.
* Palabras clave: desterritorialización, transnacional, mercado, heterogeneidad, telenovela
Sobre el género y la televisión
La telenovela por lo general cuenta historias de la vida real y sus historias giran en torno a situacionescotidianas en la familia, la sociedad, los amigos, esferas privadas y públicas. Lo que ha generado cierto tipo de confusión entre tanto se olvida una de las características más importantes de la telenovela, y es que es un género de ficción, y por tanto, “no tiene compromiso explicito de reflejar la realidad de anunciar la verdad ni de vincular lo representado a la vida real” (Elkin,2006:2).Recepcionada y analizada equivocadamente la telenovela no solo recibe críticas por el olvido de ésta regla elemental, sino por hacer parte de las parillas y contenidos de la televisión, medio que ha sido desprestigiado por miradas acusatorias de intelectuales radicales. En los últimos años las críticas a la televisión se han intensificado desde todas las disciplinas y oficios, teniendo como queja eindignación moral, el carácter irritativo que supone la obviedad de los contenidos televisivos, como opina un progresista escritor colombiano, que dice que la televisión produce y expresa la última abominación de nuestra civilización, ya que es inculta, frívola y hasta imbécil, “cuanto más vacuo sea un programa, más éxito tendrá”(2000: 15), y es que el problema, según los críticos exacerbados de latelevisión, no radica en el daño que se le pueda hacer a los públicos y consumidores populares, sino el que se le hace a la minoría culta. Un total desprecio de los intelectuales (advirtiendo que no todos opinarán de la misma forma) por la televisión, una mirada que confunde iletrado con inculto.
Por otro lado, la visión redentorista apunta a que la fascinación de las mayorías por la televisión esun proceso histórico difícil de reducir, pues se evidencia el reconocimiento del pueblo en la televisión, negado desde el momento en el que las elites (siglo XVIII) afirmaban al pueblo solo en la política, únicamente como sujeto con capacidad electoral, y lo desvirtuaban en la cultura dándoles la característica de incultos, rasgo intrínseco de su configuración, de sectores populares. La ausenciade espacios para la libertad de expresión y la participación política (intención que tenía el teleteatro después del Bogotazo), potencian los medios, especialmente la televisión, debido a que en ella se refleja el espectáculo del poder y se presenta como simulacro de democracia, donde el pueblo se reconoce con el sentir cotidiano ya que no encuentra cabida en el discurso de la academia ni en...
tracking img