La terapeutica del lenguaje

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 13 (3233 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
otros muchos factores, se ligan para influir en el resultado final. A falta de información sobre esos puntos no pueden hacerse generalizaciones sobre el desarrollo del lenguaje normal humano.
Suponiendo la existencia de un ambiente adecuado, Lenneberg se siente inclinado a creer que la aparición del lenguaje depende primariamente del desarrollo madurativo y de las capacidades de las que puedadisponer el niño. Para subrayar más su teoría, este autor nos recuerda las oportunidades de recuperación de los niños ante una afasia adquirida, en contraste con las de los pacientes adultos, y subraya que el pronóstico está muy relacionado con-la edad en la que tuvo lugar el daño cerebral. Para Lenneberg generalmente existe la evidencia de que el lenguaje en los niños, en estas circunstancias, nose ha perdido, sino que lo que se ha alterado es su organización adecuada, ya sea en el proceso expresivo, en el receptivo, o en ambos.
En contraste con los niños en los que se presenta un cuadro afásico adquirido, por lo general no es fácil que el paciente adulto vuelva a recuperar totalmente su habilidad lingüística. Su problema no es porque desconozca el lenguaje, sino porque ya no puede haceruso del que poseía.
Existen razones para creer que la recuperación de algunos afásicos se debe a una restauración fisiológica de la función, más bien que a un proceso de reaprendizaje. Si es este el caso, la terapéutica del lenguaje puede lograr la réinstauración de la confianza del paciente, haciendo que éste utilice otras habilidades que ordinariamente no forman parte del lenguaje.
Cuandosubsisten los síntomas afásicos en el paciente adulto, se puede observar que éste no atraviesa por las mismas etapas que los niños para rearticular el lenguaje. Por otra parte, es evidente

que la disartria en el niño no tiene las mis mas características de ininteligibilid¿ que en el adulto. Debemos recordar desarrollo del lenguaje no es sinónimo de] adquisición de la articulación, y queperfección en la articulación no puede pr decirse ni siquiera sobre la base de cons derar el desarrollo motor general.
Para Lenneberg no hay peor clase! de trabajos científicos sobre la afasia, que aquellos en los que se presentan estadísrj ticas sobre una determinada población que ofrecen en una gráfica el análisis las historias de recuperación. En est trabajos se encuentran ambigüedades todo tipo.El término recuperación -ñala Lenneberg— se utiliza a menuc cuando lo que se quiere expresar es joría parcial, así como pérdida del lengL je algunas veces quiere decir escasez enunciados y otras, falta de comprensic o más aún, dificultad en la prodúcele Aprender a hablar significa generalmer volver a un status quo, sin signos real< de aprendizaje o reaprendizaje. Agram¿ tismo puede indicaresí/7o telegráfico e la verbalización o realización de un esfuei zo inusitado para articular.
Para muchos autores, la denomin; ción "niño afásico" debe considerars únicamente para los que poseían lengua) antes de un accidente cerebral que prc dujo una lesión unilateral.
CLASIFICACIÓN DE LOS PROBLEMAS DEL LENGUAJE, LA PALABRA Y LA VOZ, SEGÚN BOREL-MAISONNY
Borel-Maisonny clasifica los trastornos dellenguaje, de la voz y de la palabra en el niño, como se indica en el cuadro 3-1. que comentaremos posteriormente.*
*l_os subrayados en esta sección son nuestros.

Posibilidades de acción del Método de McGinnis 19
Cuadro 3-1
1. Trastornos más comunes en la adquisición del lenguaje, sin alteración sensorial ni neurológica,
con déficit en la comprensión o en la expresión. Dentro deesta división reconoce tres tipos de pro
blemas: el déficit del lenguaje en la primera infancia, los retrasos simples y las disfasias sin sus
trato de lesión orgánica.
2. Trastornos graves en la adquisición del lenguaje. Dentro de esta clasificación anota la sordera
verbal, o afasia de recepción; la audimudez, o afasia expresiva, y la afasia congénita.
Borel no está de acuerdo con el...
tracking img