La trascendencia de la literatura

Desde su descubrimiento América latina ha sido víctima del saqueo y la opresión, que para su consumación y enmascaramiento necesitaron de la acción de dictaduras salvajes escudadas en poderes oligárquicos. Éstas, mediante la fuerza y aniquilando el pensamiento, se mantuvieron en el poder durante el siglo xx, acallando cualquier protesta.
La extrema pobreza y el atraso en el que se debatenuestro exuberante continente son tan sólo un índice del trágico grado de involución que se nos impone, mediante un proceso de deshumanización, de absolutismo ideológico y de violencia.
Pero, estas tierras benditas también son escenario de la reacción que tanto abuso ha provocado, y que ha tomado la forma de una “cruzada del pensamiento”, que desde la literatura denuncia, critica y precisa losrasgos de este hombre latinoamericano que se encuentra sumergido en la vorágine de una sociedad azotada por la injusticia social y la barbarie económica. Podemos afirmar que la educación, la formación académica que permite cuestionar, y por ende la literatura son formas de combatir y de poner al descubierto la verdadera razón de nuestro atraso. Esta literatura comprometida, que cuestiona lasmanipulaciones políticas requiere de una revisión profunda de las estructuras sociales, y de la comprensión de un lector activo, inmerso en la realidad que vive, con criterio como para poder vislumbrar la sombra nefasta del imperialismo extranjero, que aliado a oligarquías nacionales ha provocado una continua sucesión de violaciones a las instituciones nacionales, golpes a la democracia yescaladas de violencia, con el consecuente atraso de pueblos acosados por el terrorismo moral y físico. Este lector crítico requiere una formación básica, que hoy en nuestros pueblos esta digitalizada por el poder en turno.
La soberbia de estos “dictadores de repúblicas bananeras” ha sido magistralmente recreada por diversos autores, que a su vez debieron pagar la osadía de enfrentar al poderuniformado, en algunos casos con su vida y en otros con el exilio perpetuo, ya que la ferocidad de los opresores no puede ignorar la denuncia, y la voz de millones de víctimas debe ser acallada a cualquier precio.
“Debiera haber leyes en todos los países que se consideran civilizados, como las que he establecido en Paraguay, contra los plumíferos de toda laya [...] corrompidos, corruptores.Vagos. Malentretenidos. Truhanes. Rufianes de la letra escrita. Arrancaríanse así el peor veneno que padecen los pueblos”[1]. Estas palabras son escritas por Roa Bastos, sintetizando el pensamiento del dictador José Gaspar Rodríguez de Francia, personaje histórico, nefasto gobernante del Paraguay a principios del siglo XIX, la necesidad de anular toda posibilidad de crítica a su mandato.
Estemenosprecio y aparente rechazo por el lenguaje escrito, representa otra forma de socavar la libertad, anulando el pensamiento, violentando la libertad; “Decir, escribir algo, no tiene sentido. Obrar si lo tiene. La más innoble pedorreta del último mulato […] tiene más significado que el lenguaje escriturario, literario.”[2]
Esta visión de Roa Bastos, también la registra Miguel Ángel Asturiasen su obra El señor Presidente, cuando uno de sus personajes don Fulgencio, un vendedor de lotería descree de la necesidad de educarse, “¿De qué vale el estudio aquí, si todo es por lotería”?[3]El humilde vendedor asegura que en ese país todo es por lotería, “la cárcel es por lotería, por lotería te fusilan o te hacen diputado”...[4]
Este mismo desdén por la literatura, o por la educacióny todo lo conlleva se repite en la obra de Daniel Moyano El oscuro, cuando Víctor, un oscuro Coronel que participó en varios golpes de Estado intenta justificar la agresión sufrida por un estudiante moribundo,”el arte y las novelas, y tantos libros que les llenan la cabeza de macanas”[5].;según este nefasto personaje esos libros eran los culpables del triste final del estudiante” había muerto...
tracking img