La tumba de manuel rodríguez

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1816 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 24 de marzo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Archivo Histórico Nacional

Informe de investigación

LA TUMBA DE MANUEL RODRÍGUEZ[1]

Dra. Emma de Ramón

En 1894, a propósito de las últimas excavaciones que se habían realizado en busca de la tumba de Manuel Rodríguez, un informante del Gobierno concluía con una certeza que ha resultado premonitoria “fuerza es que nos quedemos con la duda, en la misma duda que quedaron los deudos de lavíctima de Tiltil, en la misma duda que quedó el historiador Vicuña Mackenna y en la que quedará todo el que emprenda seriamente una investigación histórica sobre este particular si no encuentra más pruebas que las referidas” [2]. La duda, naturalmente, se refiere al lugar donde descansan los restos del ilustre guerrillero, muerto en un incidente respecto del cual nunca pudieron establecerseresponsabilidades ocurrido el 24 de mayo de 1818. La fuerza emblemática del prócer de la independencia de Chile ha determinado que, cada cierta cantidad de tiempo, la historia vuelva la vista hacia él para desandar el camino de sus últimos momentos y el destino de su cadáver. En los párrafos que siguen , reiteraremos ese ejercicio.

Según el parte militar entregado por quienes le dieron muerte,Rodríguez era trasladado desde el cuartel de San Pablo, donde había estado recluido por varias semanas, hacia Quillota donde el batallón que lo custodiaba debía asentarse. Durante el trayecto, habiendo acampado el las cercanías de la Hacienda de Polpaico (Tiltil), un grupo de soldados del pelotón que lo conducía decidieron dar un paseo por las cercanías con el reo. En el momento que se encontraban enun lugar conocido como “cancha del gato” o “acuviña” (un cementerio indígena), el detenido intentó escapar para lo cual hizo uso de un estoque. En esas circunstancias fue ultimado por los soldados responsables de su custodia.

Esta versión oficial de los hechos siempre fue puesta en duda aunque no existía una investigación oficial que permitiera desmentirla. Solo después de la caída de O´Higgins,a quien se culpa por la responsabilidad superior que le cabría en los hechos, se realizó un sumario por parte del Ministerio Fiscal, el cual no tuvo resultados positivos; pero de los autos puede establecerse claramente que Rodríguez no intentó huir, sino que fue ajusticiado y que los inculpados, el teniente primero Antonio Navarro, el cabo Antonio Agüero y los soldados Parra y Gómez no actuaronpor cuenta propia[3]. Las responsabilidades más altas y jamás aclaradas se reparten entre Rudesindo Alvarado, comandante del Regimiento que trasportaba a Rodríguez hacia Quillota (a quien Navarro culpa directamente del crimen), Bernardo Monteagudo, Bernardo O´Higgins e incluso José de San Martín.

Sea como fuere, el hecho es que tras la muerte de Rodríguez, la confusión se apoderó del grupo, sedifundieron versiones muy contradictorias de lo que había sucedido entre los soldados y, al parecer, ninguno de los implicados dio cristiana sepultura al cuerpo; sólo se ocuparon de robarle sus pertenencias y de llevar hacia el campamento sus ropas como prueba de la muerte del prisionero[4]. El cuerpo de la víctima, prácticamente desnudo, quedó en el campo a merced de las aves de rapiña y de losanimales hambrientos que rondaban el lugar, dentro de una zanja, apenas cubierto con ramas.

Allí lo encontró un par de días después de ocurrido el incidente, Bernardo Luco, Capitán de los Húsares de la Muerte y amigo personal de Rodríguez. Según sus palabras, “se encaminó a Tiltil con la idea de saber lo cierto y noticiado del lugar donde se hallaba sepultado; y le notó una herida en la cabeza,otras en el lado del cuello hechas, al parecer, con instrumentos de corte, pero la que tenía en el sobaco derecho, indicaba ser de bala”[5]. Al parecer, Luco sólo se limitó a observar las heridas de Rodríguez sin hacer nada respecto a su sepultura[6]. Toda la lógica histórica hace creer que el cuerpo quedó en ese lugar semienterrado y que, a la larga, la lluvia, la corrupción y los animales...
tracking img