La ubicación de la experiencia cultural

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 16 (3911 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 4 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
7. La ubicación de la experiencia cultural.

(Publicado en International Journal of Psycho-Analysis, vol. 48, Tercera Parte. 1967).

En la playa de interminables mundos, los niños juegan.
Tagore.

En este capítulo quiero desarrollar el tema que formulé en pocas palabras en ocasión del
banquete organizado por la Sociedad Psicoanalítica Británica para señalar la terminación de la StandardEdition de las Obras de Freud (Londres, 8 de octubre de 1966). En mi intento de rendir tributo a James Strachey, dije en aquella oportunidad:.
—En su topografía de la mente, Freud no reservó un lugar para la experiencia de las cosas culturales. Asignó un nuevo valor a la realidad psíquica interna, y de ello nació un
nuevo valor para cosas real y verdaderamente exteriores. Usó la palabra"sublimación" para indicar el camino hacia un lugar en que la experiencia cultural adquiere sentido, pero quizá no llegó tan lejos como para decirnos en qué parte de la mente se encuentra esa experiencia—.
Ahora deseo ampliar esta idea y tratar de presentar una formulación positiva, que se pueda examinar con un enfoque crítico. Utilizaré mi propio lenguaje. La cita de Tagore siempre me llamó la atención.En mi adolescencia no tenía idea de lo que quería decir, pero encontró un lugar en mí, y su huella no se ha borrado.
Cuando me convertí en un freudiano supe qué significaba. El mar y la playa representaban una interminable relación sexual entre el hombre y la mujer, y el niño surgía de esa unión para tener un breve momento antes de convertirse en adulto o padre. Luego, como estudiante delsimbolismo inconsciente, supe (uno siempre sabe) que el mar es la madre, y que el niño nace en la playa. Los bebés salen del mar y son arrojados a la playa, como Jonás expulsado del interior de la ballena. Por lo tanto la playa era el cuerpo de la madre, cuando el niño ha nacido y ella y el bebé ahora viable empiezan a conocerse.
Y entonces comencé a ver que de ese modo se utilizaba un conceptocomplicado de la relación madre-hijo, que podría existir un punto de vista infantil, no complicado, distinto del de la madre o el observador, y que quizá fuese ventajoso examinar ese punto de vista infantil.
Durante mucho tiempo mi mente permanecía en un estado de desconocimiento, que cristalizó en mi formulación de los fenómenos transicionales. Entretanto experimenté con el concepto de "representacionesmentales" y con su descripción en términos de objetos y fenómenos ubicados en la realidad psíquica personal, sentida como interior; además seguí los efectos del funcionamiento de los mecanismos mentales de proyección e introyección. Me di cuenta, empero, de que en rigor el juego no es una cuestión de realidad psíquica interna ni de realidad exterior.
Y ahora he llegado al tema de este capítulo ya la pregunta: si el juego no esta adentro ni
afuera, ¿donde está? Me acerqué mucho a la idea que expreso aquí, en mi trabajo "The Capacity to be Alone" (1958b) en el cual afirmaba que al principio el niño únicamente está solo en presencia de alguien. No desarrollaba la idea del terreno común en la relación entre él y los demás.
Mis pacientes (en especial cuando se muestran regresivos ydependientes en la transferencia o los sueños de transferencia) me enseñaron a encontrar la respuesta a la pregunta: ¿dónde está el juego? Quiero condensar en una formulación teórica lo que aprendí enmi labor psicoanalítica.
He indicado que cuando presenciamos el empleo, por un niño, de un objeto transicional,
la primera posesión no-yo, vemos al mismo tiempo la primera utilización de un símbolo
poraquel y su primera experiencia de juego. Una parte esencial de mi formulación de los fenómenos transicionales es la de que convenimos en no preguntar nunca al bebé: ¿creaste este objeto, o lo encontraste convenientemente cerca?. Es decir, que un rasgo esencial de los fenómenos y objetos transicionales es una cualidad de nuestra actitud cuando los observamos.
El objeto es un símbolo de la unión...
tracking img