La ultima cancion

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 318 (79280 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 20 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
[pic]

Nicholas Sparks

La última canción

Índice

Resumen 6
Prólogo Ronnie 7
1 Ronnie 11
2 Steve 17
3 Ronnie 29
4 Marcus 42
5 Will 47
6 Ronnie 60
7 Will 70
8 Ronnie 73
9 Steve 81
10 Ronnie 90
11 Steve 99
12 Ronnie 108
13 Will 123
14 Ronnie 147
15 Marcus 159
16 Steve 162
17 Ronnie 170
18 Will 186
19 Ronnie 193
20 Will 203
21 Ronnie 212
22 Marcus 219
23 Will 221
24Ronnie 233
25 Steve 241
26 Ronnie 246
27 Marcus 272
28 Will 275
29 Ronnie 287
30 Steve 298
31 Ronnie 303
32 Will 315
33 Ronnie 325
34 Steve 334
35 Ronnie 338
36 Steve 366
37 Ronnie 367
Epílogo Ronnie 374
Agradecimientos 381

Para Theresa Park y Greg Irikura,
mis amigos

Resumen

Cuando su madre la obliga a pasar las vacaciones con su padre en un pueblo de Carolinadel Norte, Ronnie Miller una adolescente de 17 años, no puede imaginarse una tortura peor. Hace tres años que sus padres se separaron, pero ella nunca lo superó.

Su padre, concertista y profesor de piano, vive alejado de todo en una casita cerca de la playa, donde Ronnie y su hermano pequeño irán a pasar las vacaciones. En este entorno idílico, Ronnie descubrirá la importancia delos diferentes tipos de amor que pueden poblar la vida de una persona: el que existe entre padres e hijos, el amor por la música y el más importante para ella, el primer amor por un chico.

En esta novela, que se basa en el guion que el propio Nicholas Sparks ha escrito para la película del mismo nombre –protagonizada por Miley Cyrus–, el autor nos conduce una vez más a través de todasesas relaciones que pueden rompernos el corazón y también por aquellas que conseguirán sanarlo.

Prólogo
Ronnie

Con la vista fija en la ventana de la habitación, Ronnie se preguntó si el reverendo Harris ya habría llegado a la iglesia. Seguramente sí. Y mientras seguía contemplando las olas estrellarse a lo largo de la playa, se preguntó si él todavía sería capaz de apreciar los reflejosde la luz que se filtraba a través del vitral, por encima de su cabeza. Quizá no; después de todo, hacía más de un mes que habían colocado el vitral, y probablemente estaba demasiado ocupado en otros quehaceres para seguir apreciando aquel matiz. Sin embargo, anheló que alguna persona nueva en la localidad entrara por casualidad en la iglesia aquella mañana y tuviera la misma sensación maravillosaque ella experimentó la primera vez que vio cómo la luz inundaba toda la iglesia en aquel frío día de diciembre. Y también deseó que el visitante dedicara unos minutos a considerar de dónde había salido aquel vitral y a admirar su belleza.

Llevaba una hora despierta, pero aún no se sentía lista para enfrentarse al nuevo día. Aquel año, las vacaciones se le antojaban distintas. El día previo,había salido a pasear un rato por la playa con Jonah, su hermano pequeño. En muchas terrazas de las casas por las que habían pasado, había árboles de Navidad. En aquella época del año, prácticamente disponían de la playa para ellos solos, pero Jonah no había mostrado ningún interés ni en las olas ni en las gaviotas que tanto lo habían fascinado apenas unos meses antes. En lugar de eso, le habíapedido ir al taller; ella lo acompañó, aunque el chico apenas permaneció unos minutos antes de salir sin decir ni una sola palabra.

A su lado, sobre la repisa de la cabecera de la cama, sobresalía el rimero de fotografías que habían estado enmarcadas en la salita, junto con otros objetos que había recogido aquella mañana. En el silencio reinante, estudió los objetos detenidamente hasta que unosgolpes en la puerta la sacaron de su ensimismamiento. Su madre asomó la cabeza.

—¿Te apetece desayunar? He encontrado una caja de cereales en el armario.

—No tengo hambre, mamá.

—Tienes que comer, cielo.

Ronnie continuó con la vista fija y perdida en la pila de fotos.

—Me equivoqué, mamá. Y ahora no sé qué hacer.

—¿Te refieres a papá?

—A todo en general....
tracking img