La ultima respuesta

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2532 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 10 de noviembre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
La última respuesta Isaac Asimov
Murray Templeton tenía cuarenta y cinco años, estaba en la flor de su vida, y todas las partes de su cuerpo funcionaban en perfecto orden excepto algunas porciones clave de sus arterias coronarias, pero eso era suficiente. El dolor vino de pronto, ascendió hasta un punto intolerable, y luego descendió progresivamente. Pudo sentir que su respiración se relajaba, yuna especie de bendita paz lo invadió. No hay placer como la ausencia de dolor... inmediatamente después del dolor. Murray sintió una ligereza casi aturdidora, como si estuviera elevándose en el aire v flotando. Abrió los ojos, y notó con distante regocijo que los demás que ocupaban la habitación estaban aún agitados. Se hallaba en el laboratorio cuando el dolor le había golpeado, casi sinadvertencia, y cuando se había tambaleado había oído gritos de sorpresa de los demás antes de que todo se desvaneciera en una abrumadora agonía. Ahora, con el dolor desaparecido, los demás estaban aún yendo de un lado para otro, aún ansiosos, aún apiñándose en torno a su cuerpo caído... ...que, se dio cuenta de pronto, estaba tendido boca abajo. Estaba ahí en el suelo, brazos y piernas abiertos, elrostro contorsionado. Y estaba ahí de pie, en paz, observando. Pensó: ¡milagro! Los chiflados de la vida después de la vida tenían razón. Y aunque aquella era una forma humillante de morir para un físico ateo, apenas sintió una ligera sorpresa, y ninguna alteración de la paz en la cual se hallaba inmerso. Pensó: debe de haber algún ángel –o algo– viniendo a por mí. La escena terrestre estabadesvaneciéndose. La oscuridad iba invadiendo su conciencia, y lejos, en la distancia, como un último vislumbre, había una figura de luz, vagamente humana en su forma, y radiando calor. Murray pensó: vaya broma, estoy yendo al Cielo.

1

Mientras pensaba esto, la luz se desvaneció pero el calor siguió. No hubo disminución en la paz, pese a que en todo el Universo tan sólo quedaba él... y la Voz. La Vozdijo: –He hecho esto tan a menudo, y sin embargo aún tengo la capacidad de sentirme complacido con el éxito. Murray sintió deseos de decir algo, pero no era consciente de poseer una boca, lengua o cuerdas vocales. Pese a todo, intentó emitir un sonido. Intentó, sin boca, susurrar palabras, o respirarlas, o simplemente impulsarlas fuera con una contracción de... lo que fuera. Y brotaron. Oyó supropia voz, completamente reconocible, y sus propias palabras, infinitamente claras. Murray preguntó: –¿Es esto el Cielo? La Voz le respondió: –Este no es ningún lugar, tal como tú entiendes la palabra «lugar». Murray se sintió azarado. –Perdón si sueno como un estúpido, pero ¿tú eres Dios? Sin cambiar de entonación o estropear de ninguna forma la perfección del sonido, la Voz consiguió sonardivertida. –Es extraño que siempre se me pregunte eso, por supuesto en un número infinito de formas. No hay ninguna respuesta que yo pueda dar y que tú puedas comprender. Yo soy..., lo cual es todo lo que puedo decir que sea significativo y que tú puedas cubrir con cualquier palabra o concepto que prefieras. –¿Y qué soy yo? –preguntó Murray–. ¿Un alma? ¿O también soy tan sólo una existenciapersonificada? Intentó no sonar sarcástico, pero tuvo la impresión de que fracasaba. Entonces pensó fugazmente en añadir un «Vuestra Gracia» o «Santísimo» o algo para contrarrestar el sarcasmo, y no pudo conseguir decidirse a hacerlo pese a que por primera vez en su existencia especuló con la posibilidad de ser castigado por su insolencia –¿o pecado?– con el Infierno, o lo que se le correspondiera.

2

LaVoz no sonó ofendida. –Tú eres fácil de explicar... incluso para ti. Puedes llamarte a ti mismo un alma si eso te complace, pero lo que realmente eres es un nexo de fuerzas electromagnéticas, dispuestas de tal modo que todas las interconexiones e interrelaciones son exactamente imitativas de aquellas de tu cerebro en tu Universo–existencia... hasta el más mínimo detalle. De tal modo que posees...
tracking img