La ventana rota

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 31 (7585 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
La Ventana Rota.
La Policía y la Seguridad de los Barrios
Por: James Q. Wilson y George L. Kelling
En la mitad de los años 70s el Estado de Nueva Jersey anunció un programa de “Barrios seguros y limpios”, que diseñó para mejorar la calidad de vida de la comunidad en veintiocho ciudades. Como parte de ese programa, el estado proporcionó dinero para ayudar a esas ciudades a sacar a la policía desus automóviles y asignarlos a patrullar en rondines a pie. El gobernador y otros funcionarios estatales estaban entusiasmados con usar el patrullaje a pie, como una manera de disminuir el crimen, pero muchos jefes de policía estaban escépticos. El patrullaje a pie desde su punto de vista había sido desacreditado desde hacía tiempo. Reducía la movilidad de la policía que así tenía más dificultaden responder a las llamadas del ciudadano para el servicio y debilitaba el control de los cuarteles de mando sobre los patrulleros a pie.
Muchos elementos policíacos también detestaban el patrullaje a pie, pero por razones diferentes: era trabajo duro; los mantiene afuera en el frío, en las noches lluviosas y reducía sus oportunidades de hacer un “arresto importante”.
En algunos departamentos,se asignaba el patrullar a pie como forma de castigo y los expertos académicos en asuntos de policía, dudaron que el patrullaje a pie tuviera cualquier impacto en las tasas de crimen; era, en la opinión de la mayoría, algo mas que una concesión a la opinión pública. Pero como el gobierno del estado estaba pagando por el programa, las autoridades locales estaban deseosas llevarlo a cabo.
Cincoaños después de que el programa empezó, la Police Foundation , en Washington, D. C., publicó una evaluación del proyecto de patrullaje a pie. Basado en el análisis del experimento cuidadosamente controlado, llevado a cabo principalmente en la ciudad de Newark, la fundación concluyó, con la sorpresa de apenas cualquiera, que el patrullaje a pie no había reducido las tasas del crimen. Pero losresidentes de los barrios en donde se patrullaba a pie parecían sentirse más seguros que las personas en otras áreas, tendían a creer que el crimen había estado reduciéndose y parecían tomar menos pasos para protegerse del crimen (por ejemplo quedándose en casa con las puertas cerradas con llave). Es más, los ciudadanos en las áreas de patrullaje a pie tenían una opinión más favorable de la policía, queaquellos que vivían en otros sitios y los policías que trabajaban en rondines a pie tenían una moral más alta, una satisfacción del trabajo mayor y una actitud más favorable hacia los ciudadanos en sus barrios que aquellos asignados para patrullar usando automóviles.
Estos resultados pueden tomarse como evidencia que los escépticos tenían razón, el patrullaje a pie no tiene efecto sobre el crimen;engaña a los ciudadanos al meramente hacerles creer que están más seguros. Pero desde nuestro punto de vista, y también de los autores del estudio de la Police Foundation (del cual Kelling era parte), los ciudadanos de Newark no se engañaron en absoluto. Ellos entendieron lo que los policías a pie estaban haciendo algo diferente de aquello que realizaban los policías en vehículos y que teniendopolicías patrullando en rondines a pie de hecho hacían sus barrios más seguros.
¿Pero cómo un barrio puede ser más “seguro” cuándo las tasas del crimen no ha bajado, de hecho, pueden haber subido? Encontrar la respuesta requiere primero, que nosotros entendemos aquello que más a menudo asusta a las personas en los lugares públicos. Muchos ciudadanos, por supuesto, son asustados principalmente porel crimen, sobre todo aquel que involucra un ataque súbito y violento por un extraño. Este riesgo es muy real, en Newark como en muchas ciudades grandes. Pero nosotros tendemos a pasar por alto otra fuente de miedo, aquel, a ser molestado por personas de conducta desordenada. No las personas violentas, ni necesariamente delincuentes, pero personas sin reputación, hostiles o imprevisibles:...
tracking img