La verdadera reforma empieza a los tres años

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 27 (6729 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 21 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
La verdadera reforma empieza a los tres años
Francesco Tonucci
Un buen sistema para conocer el nivel de cultura y la democracia de un país puede ser –creo—el observar la calidad de sus escuelas infantiles; la atención, los recursos, el amor que una sociedad dedica a sus niños más pequeños indican cómo es de grande para esa sociedad la preocupación por su propio futuro, cuántos derechos reconocea los ciudadanos de las futuras generaciones. La escuela infantil, la escuela de los tres a los seis años, arrastra, sin embargo, en nuestra sociedad, diversas connotaciones negativas y contradicciones que hacen difícil su plena evolución.
Una escuela materna. Está todavía arraigada en nuestra sociedad la opinión de que el sitio ideal del niño es junto a su madre; es frecuente la expresión: “Sipudiera tendría a mi hijo conmigo, pero tengo que trabajar y me veo obligada a dejarlo en la guardería (o en la escuela materna)”. Este modo de pensar revela una preocupante falta de atención con respecto a las condiciones reales de vida en la ciudad de hoy y una profunda infravaloración de las exigencias reales del niño. No tiene en cuenta el estado de desesperada solead en que hoy día (más queayer y cada vez más) viven el niño y la madre en su propia casa, que resulta una estructura cerrada y aislada de un mundo percibido como hostil y peligroso. Minusvalora la absoluta necesidad que el niño tiene de otros niños y la imposibilidad para encontrarse con ellos de manera autónoma y espontánea en una ciudad en a que han desaparecido los espacios de juegos y de reunión, y en la que se letiene cada vez más miedo al tráfico, a la violencia, a la droga. Quedarse con el propio hijo quiere, por lo tanto, decir, aislarse y vivir mal.
Este sentido de culpa que acompaña al progenitor obligado a confiar al niño a la escuela, produce espontáneamente un comportamiento fuertemente protector y un deseo de confiarlo a una figura que, más bien que interpretar un papel profesional autónomo,interprete, lo más posible, un papel vicario, de vicemadre. No es por cierto, una causalidad que la escuela estatal italiana para niños de tres a seis años se llame maternal. Maternal significa, como se decía antes, el paso de madre a una vicemadre, pero significa también para la sociedad que la promueve, el poder prescindir de una formación profesional adecuada de sus operarios y contar únicamente conel sentido maternal de la operaria (la maestra). ¡En Italia la educadora de la escuela maternal termina su formación a los 17 años!
 
Un niño pequeño, que no sabe. Es todavía una opinión corriente que un niño empiece su experiencia cognitiva importante después de los seis años, cuando inicia la que  se llamaba la edad de la razón (el uso de razón): es en ese momento cuando inician, por una partelos aprendizajes fundamentales de la lectura, la escritura y el cálculo, con el comienzo de la escuela elemental, y, por otra, la integración en la vida religiosa con la preparación para los primeros sacramentos.[1]
Pensando, pues, en ese niño pequeño, que no sabe, la escuela infantil puede permitirse, sin sentido de culpa y sin una reacción por parte de los padres, el proponer actividadesbanales y humillantes: Actividades estúpidas y repetitivas. Pienso en los mosaicos de arroz o de pasta coloreada o en el punteado de contornos en el punzón. Estas actividades se desarrollan siempre sobre diseños preparados por el enseñante, pidiendo sólo al niño la repetición obsesiva de los mismos gestos, para él absolutamente insignificantes.
Trabajitos estereotipados: Por ejemplo, la bolsita dealfileres de la ropa, los ceniceros de materiales plásticos, los cuadros de escayola, etcétera. Son todos iguales y necesitan de una gran ayuda por parte del adulto. Se hace, por lo general, para las grandes ocasiones: la Navidad, la Semana Santa, la fiesta del padre, la fiesta de la madre..., y constituye los regalitos de los niños, que a menudo provocan el embarazo de las familias, que se debaten...
tracking img