La vida cotidiana en la época moderna

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 33 (8069 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA VIDA COTIDIANA EN LA ÉPOCA MODERNA

La vida cotidiana en el mundo hispánico fue el producto de una serie de determinaciones, aunque en su seno también se desplegaron interesantes estrategias de supervivencia. Lo rutinario fue parte de lo cotidiano, como también fue la excepción. En su diario discurrir se impusieron normas y coerciones, pero paralelamente se elaboraron alternativas ycreaciones. Sería insuficiente elaborar una historia cultural de la vida cotidiana que sólo contemplase la historia de la aceptación de los principios inculcados o de las identidades impuestas, sin abordar la historia del rechazo. Si se estudia la historia cultural de la vida cotidiana desde los senderos bifurcados, desde las múltiples lógicas de la razón que existieron en cada momento, se cuestiona todaidea de inevitabilidad histórica, de fatalismo, de excesivo determinismo, y se puede conocer la vida cotidiana de la época moderna con sus múltiples alternativas, sus múltiples posibilidades. En palabras de Agnes Heller. “la vida cotidiana no esta ‘fuera’ de la historia, sino en el ‘centro’ del acaecer histórico: es la verdadera ‘esencia’ de la sustancia social”.

El triunfo de lo cotidianoLa historia de la vida cotidiana (HVC), ha recordado Alf Lüdtke, no es una disciplina sino un enfoque en el que se insertan las prácticas sociales de la multitud. Desde este planteamiento, la HVC no se definió por un objeto particular de atención sino por el cambio de perspectiva que introdujo. La críticas a esta corriente fueron muy duras e incidieron en la simpleza, la nula productividad o en latozuda subjetividad. En 1986, el prestigioso historiador estructuralista Jürgen Kocka calificó agriamente esta tendencia: “De los historiadores de la cotidianeidad cabe esperar poco. Con su inclinación a las menudencias, su desconfianza frente a las estructuras y los procesos, y no pocas veces también frente a la historia y a la sociología profesionales, con su mayoritaria predilección por unareproducción de experiencias, simpatizante y conceptualmente pobre, a ser posible a través de recuerdos transmitidos, seguirán descubriendo y alumbrando nichos”.
La respuesta de Lütz Niethammer a estas críticas fue bien sencilla: su objetivo no era otro que la reconstrucción de la verdad. No en vano este historiador lideró un proyecto (Biografía y cultura social en el Rhur ) cuyas conclusionescuestionaron los métodos de la historia oral que había ayudado a difundir que la gran mayoría de la población alemana se había abstenido o resistido al dominio nazi. Los resultados de la investigación ofrecieron una imagen bien distinta en la que sobresalía la participación y la colaboración, sobre todo en los años de bonanza económica. Desmontado el mito de los (pocos) autores y las (muchas)víctimas, las preguntas que se planteó Lüdtke para el contexto alemán invitan a la reflexión sobre las razones de la supervivencia y la penetración del sistema inquisitorial, por ejemplo, en la vida cotidiana de los españoles en la época moderna: “Un problema central para toda investigación histórica sobre el dominio nacionalsocialista es de qué modo se imponía este dominio desde arrriba y se(co)producía al mismo tiempo desde abajo. ¿Cómo reaccionaban los hombres ante las exigencias y ofrecimientos de los dominadores?(...) Sobre todo, ¿cómo se “asimilaban” estímulos y exigencias?”. Hubo, pues, colaboración y resistencia, pero sobre todo aceptación pasiva y todo inmerso en el rutinario discurrir de la vida cotidiana. Las posturas pudieron ser distintas y contradictorias, como también podíanestar sincronizadas: “No se debe hablar solamente de víctimas y de culpables. Más bien son decisivos los múltiples tonos grises, las mezclas en las que algunos se convirtieron en coautores y coautoras en ocasiones, sin serlo permanentemente”.
En 1997, Kocka admitía que el debate entre historiadores de lo social y los historiadores de lo cotidiano ya se había superado: “La historia social se ha...
tracking img