La vida de pitagoras

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 88 (21822 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA VIDA DE PITÁGORAS VISTA POR CARL SAGAN

VIDA DE PITÁGORAS

Nació en Samos en el año 580 a.C- y murió en Metaponto en el año 520 a.C.) El padre de Pitágoras fue Mnesarchus y su madre Pithais, quien era nativa de Samos. Mnesarchus fue un mercader proveniente de Tiro

Dice una historia que llevó maíz a Samos, y como gratitud fue declarado ciudadano de Samos.
Tres filósofos se encontrabanentre sus maestros. Uno fue Pherekydes, los otos dos filósofos son Thales y su discípulo Anaximandro, ambos vivían en Mileto, quienes lo introdujeron en las ideas matemáticas.

PITÁGORAS EN MILETO

Pitágoras conoce a Thales en Mileto entre Los 18 y 20 años. En este época, Thales era un anciano y contribuyó al interés de Pítágoras por la Matemática y la Astronomía y le aconseja viajar a Egiptopara profundizar estos temas. Anaximandro Le dio clases de Geometría y Cosmología y muchas de sus ideas influyeron en Pitágoras.

PITÁGORAS EN CROTONA
Pitágoras llegó a Crotona con un sistema de pensamiento más o menos perfilado después de su larga experiencia por Oriente y Egipto. La ciudad le pidió que expusiera sus ideas y, según la tradición, Pitágoras dirigió por separado cuatro grandesdiscursos a los jóvenes, al Senado a las mujeres y a los niños. El contenido de estos cuatro discursos tal como ha sido transmitido por diversos conductos, está lleno de recomendaciones morales de gran perfección, derivadas fundamentalmente de la necesidad de ajustar la conducta humana a los cánones de armonía y justeza que se derivan de la naturaleza misma de las cosas e ilustradas con elementosespecíficos de la mitología de los habitantes de Crotona. Como consecuencia de este primer contacto surgió, al parecer no sólo en Crotona, sino en toda Italia un gran entusiasmo por Pitágoras.

En Crotona vivía Milón, un hombre rico y muy famoso, porque había sido el campeón de los juegos olímpicos en doce ocasiones. Milón estaba interesado en la Filosofía y la Matemática, y cedió parte de su casaa Pitágoras, para que crease su propia escueta. Allí fundó una Sociedad religiosa y filosófica.
La Sociedad que fundó (Hermandad Pitagórica) tenía un credo muy estricto y un rígido código de conducta, pero era igualitaria e incluía varias mujeres. Una de ellas era Teano, la hija de Milón con quien Pitágoras se casó.
LOS VERSOS DE ORO DE PITÁGORAS

Honra, en primer lugar, y venera a losdioses inmortales, a cada uno de acuerdo a su rango.
Respeta luego el juramento, y reverencia a los héroes ilustres,y también a los genios subterráneos:cumplirás así lo que las leyes mandan.
Honra luego a tus padres y a tus parientes de sangre.Y de los demás, hazte amigo del que descuella en virtud.Cede a las palabras gentiles y no te opongas a los actos provechosos. No guardes rencor al amigo poruna falta leve.
Compenétrate en cumplir estos preceptos, pero atiénete a dominarante todo las necesidades de tu estómago y de tu sueño, después los arranques de tus apetitos y de tu ira.

No cometas nunca una acción vergonzosa, ni con nadie, ni a solas: por encima de todo, respétate a ti mismo.
Seguidamente ejercítate en practicar la justicia, en palabras y en obras, aprende a no comportarte sinrazón jamás.
Estas cosas hazlas en la medida de tus fuerzas, pues lo posible se encuentra junto a lo necesario.
Y sabiendo que morir es la ley fatal para todos, que las riquezas, unas veces te plazca ganarlas y otras te plazca perderlas.

De los sufrimientos que caben a los mortales por divino designio, la parte que a ti corresponde, sopórtala sin indignación; pero es legítimo que le busquesremedio en la medida de tus fuerzas; porque no son tantas las desgracias que caen sobre los hombres buenos.
Muchas son las voces, unas indignas, otras nobles, que vienen a herir el oído: Que no te turben ni tampoco te vuelvas para no oírlas.
Cuando oigas una mentira, sopórtalo con calma.
Pero lo que ahora voy a decirte es preciso que lo cumplas siempre: que nadie, por sus dichos o por sus...
tracking img