La vida desde mis ojos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1117 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Nadie podíamos dar crédito a lo que estábamos oyendo, apenas la semana anterior habíamos comido juntos.
Fue una comida informal, común, como la de todos los días, cada quien traía sus viandas al trabajo, las cuales degustábamos en la oficina de uno o de otro. En estas tertulias solíamos comentar acerca de los incidentes de la oficina y de la vida cotidiana.
Manuelito era un contador de 68 añosy próximo a jubilarse; era el mayor del grupo y solía vivir preocupado acerca de cómo iba a vivir su vida y como iba a administrar su pensión, la cual no era por mucho una gran cantidad de dinero.
Manuelito había tenido algunos problemas de salud que ya habían puesto en jaque su existencia, el más serio había sido un conato de infarto, el cual le había puesto en cama más de un mes luego derealizarle un cateterismo de arterias coronarias para tratar de que su cansado corazón tuviera una sobrevida digna.
Le tenía aberración a ese procedimiento, ya que unos meses atrás el esposo de una de nuestras compañeras había muerto debido a que se le realizaba esta misma intervención en un prestigioso hospital del sur de la ciudad.
-Caray, si a él se lo hicieron en el Ángeles y se les peló, que mepuedo esperar yo que me lo van a hacer en el hospital 1° de octubre del ISSSTE- nos decía con una angustia que le rompía el alma y le hacía pensar más seriamente en su pobre pensión y en sus beneficiarios.
Pese a todos los malos augurios Manuelito regresó al trabajo expresándose muy bien de cómo lo habían atendido y del trato que le brindó el cardiólogo que lo había operado.
-Putss… saben el Dr.Peña, que fue el que me operó, fue alumno del matasanos aquel que se hecho al esposo de Margarita,- nos comentaba como contando una hazaña al haber regresado de tan penoso transe.
-Jeje, Yerba mala nunca muere señor- comentó el Lic. Ricardo López, otro de los participantes de esas sobremesas.
Era un hombre viudo y tenía un hijo de mediana edad a quien le había dado educación y al que, aún a sus30 años, seguía manteniendo, pese a que por su nivel de estudios y empleo, tenía un ingreso mayor que el de él.
Durante la sobremesa Manuelito solía quejarse amargamente sobre los vaivenes que tenía la relación con su hijo. En alguna ocasión nos llegó a compartir el hecho de que ya no lo soportaba y de que francamente esa relación estaba rota, a lo cual quizás e inconscientemente aconsejábamosdejara de ayudarlo de la manera en cómo hasta ese día lo había mantenido.
-Decirlo así de frio es muy fácil, pero no lo es. El muy cab…abusa del cariño que le tengo , pero si cree que va a gozar de mi pensión esta como loco el wey.
El martes de la semana anterior Manuel se veía bastante apesadumbrado, tenía un semblante que le hacía lucir bastante desmejorado. Su aspecto le hacía lucir de unhombre mayor a la edad que tenía
Al preguntarle acerca de que le ocurría nos dijo que su hijo ahora si le había hecho la última que le podía hacer.
-Pueden creer, este cabr… se casó ayer y no conforme llegó a establecer su nido nupcial a mi departamento, esto de plano ya es demasiado, hoy voy a llegar a correrlo- nos dijo con un aire de entre desánimo y desesperanza. -No le voy a dar ni un quinto,que se mantenga solo, ya es lo suficientemente hombrecito para hacerlo-.

Lo único que supimos de él es que había tenido un accidente esa noche, el miércoles se reportó a la oficina diciendo que no iba a poder ir a trabajar ya que se había caído por las escaleras y se sentía bastante mal. Ya no supimos nada más de él.
Una semana después el hermano de Manuel González llegó a la oficina a darnosla lamentable noticia y a arreglar los papeles del seguro y la pensión.
Había fallecido, según los peritos, desde la noche del jueves o la mañana del viernes, de un infarto múltiple… no creo.
De pensar en esos últimos momentos solo puedo sentir pena por nuestro amigo.
El martes por la noche Manuel llegó a casa, abotagado, triste, pero con la firme determinación de poner un hasta aquí a su...
tracking img