La vida dura sin amigo es peor

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1329 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 4 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
La vida dura, sin amigo es peor
Don Güero Gari era un señor noble, un ejidatario con tierras y ganado de un poblado llamado “el alto” donde predominaban los sembradíos de maíz y los huertos de mango y aguacate, de clima soleado y airoso, el único problema de los pobladores era caminar algunos metros para comprar una coca cola o vino bruto. Don güero, que no había nacido con los lujos que eltenia, sufrió toda su niñez, adolescencia y parte de la madurez, aunque había rendido frutos ya que era dueño de más de 500 cabezas de ganado y tierras que al mirarlas desde un extremo, parecía que le daban media vuelta al mundo, con todo esto mantenía holgadamente a sus dieciocho hijos todos de la misma mujer.
Su apodo Don Güero Gari no era muy ingenioso, principalmente por su apariencia, de ojosazul claro como cielo soleado, de prominentes cejas que heredo a mas de cinco generaciones, de tez blanca rojiza asoleado por los pastoreos diarios de su juventud y de estatura y fortaleza memorable capaz de levantar un novillo enfermo en hombros solo para ponerlo en la sombra. Estas cualidades le dieron fama de brabucón, donjuán y sin tolerancia pero solo los que lo conocían sabían que tenía elpecho y la cabeza tan noble y sensato que no engaño a su mujer en 60 años y menos atreverse a sacrificar un caballo o perro moribundo. Estas características le destinaron cientos de travesías junto a su hijo mayor idéntico a él, solo que no tenia esos brillosos luceros en su rostro, en cambio, nació con una mirada de miel dorada como la de su abuela Carmen de Garibaldi , su nombre era Cecilio pordecisión del santoral pero Don Güero lo nombraba “chilin”.
En una ocasión a los 50 bien vividos años Don Güero junto a chilin que recién cumplía los 29 pastoreaban una parte de ganado, el mejor de la región y que lo seguían pastoreando como hace cuarenta años, en caballo y con chicote. Padre e hijo guiaban a sus animales por canales caudalosos y zonas costeras donde la vegetación era mejor. DonGüero Gari cabalgando su caballo y casi mejor amigo “lucero” juntos desde que a Don Güero le regalaron su primera vaquilla y que se tenían tanto cariño que hasta se reconocían a metros de distancia con el puro olor. Chilin pastoreaba en su yegua “canela” hija de lucero y con el récor de blanquear a cualquier bestia que se le encontrara en los 250 metros. Al caer la tarde ya de regreso al corral los doshombres llevaban el sentenar de bovinos por un pasillo de tierra y grava entre un maizal espigado y el canal “dautillos” que desembocaba a la marisma. Don Güero le estaba diciendo a chilin que él se iba a ir por el lado derecho donde estaba el canal y que su hijo se fuera por el lado del maizal porque su yegua era joven y la grava hacia resbalar los cascos, en ese momento, sintió el terror decaer en el vacío pero no era él, sino que su caballo había resbalado sus dos patas traseras hacia el canal y con un reflejo de tigre de montaña Don güero Gari dio un brinco de la silla de su alazán hacia la orilla, pasmado del susto y solo con una mecha de crina negra en su mano apuñada miro al caballo alejarse rápidamente por la corriente del canal, al siguiente momento la lucidez entro a sus ojosy cerebro y empezó a dar instrucciones -¡chilin! Termina de acarrear al ganado, enciérralos, llena la pileta y espérame en la casa, que regreso con lucero para la cena- fueron palabras de un hombre decidido y ni su misma mujer hubiera tenido el valor de persuadirlo de abandonar a su lucero. En ese momento se separaron padre e hijo en direcciones contrarias sin más palabras ni despedidas, chilincon su yegua y las vacas y la preocupación del arrebato de su padre. Don Güero Gari a trote rápido con la inclinación y viento a su favor corría en rescate de su animal amado, acompañado solamente por su mecate de lazar y un cuchillo de cuarta y media agarrado a su cintura. Corrió cinco kilómetros pegado a la orilla del canal sin quitarle la vista al agua alborotada, pero no miro seña alguna de...
tracking img