La vida en mi colegio

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1280 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 20 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Estaban minuciosamente trabajando. Concentradas, tanto así que no podía diferenciar los números de su complexión.
Una de las jovencitas pregunta desinteresadamente, -¿Por qué nunca te había visto por aquí?
La respuesta era compleja y extensa, por lo que me limite a responder, -porque quiero ayudarlas-.
-Estábamos en la sucinta hora de recreo-colación, cuando repentinamente sonó la campana deentrada a clases, seguido yo y Teresa nos miramos con esa sonrisa maquiavélica de película de terror, sabíamos que la clase siguiente era tan interminable como los pensamientos nocturnos. Espontáneamente se nos sumo Melinda y Natacha. Las ganas de hacer nada se apodero de nosotras. Ya estaba decidido, no entraríamos a clases.
Nos fuimos al espacio popular, el conocido “rincón” en el baño demujeres, era un lugar relativamente cómodo, bonita vista, apartado, sin embargo el aroma no era el más gustoso.
Conversamos de lo que pasara por nuestra mente, hasta que de improviso entra Jana y nos informa que el profesor nos había descubierto, aparentemente en ningún momento consideramos en nuestro plan maestro, que nuestras pertenencias estaban a primera vista y que no pasaron desapercibidas.Teníamos una anotación en nuestra hoja de vida asegurada, pero en ese instante no le dimos mayor importancia, solo pensamos en decirle a Jana que al termino de clases nos enviara nuestras cosas con alguna compañera y en definitiva, así fue.
A la mañana siguiente todo marchaba normal, cuando de un momento a otro la Coordinadora nos advierte que necesita conversar con nosotras lo antes posible ensu oficina. En ese momento nuestras caras se deformaron, Teresa solo atino a decir que era para darnos una reprimenda por lo del día anterior, yo estaba segura de que era algo más trascendental. Nos costó mucho decidir en qué momento confrontar. Ya no teníamos donde huir, debíamos afrontarlo para salir del nerviosismo lo antes posible.
Y ahí estaba, con su rostro más serio que nunca, y el fuegoardía en sus ojos, trate de mantenerme controlada, solo tenía que pensar en lo peor, en realidad no, en ese momento solo quería salir corriendo.
“Señoritas, explíquenme detalladamente qué ocurrió en la última hora de ayer”
(Usualmente los jóvenes tienden a utilizar la trampilla de “manipulación o filtración informativa” para suavizar la sanción).
Melinda y Teresa audazmente relataron que unade nosotras estaba pasando por un momento muy depresivo, nos fuimos a conversar al patio, se nos paso la hora y como desafortunadamente no teníamos un motivo razonable para pedir un pase de entrada decidimos quedarnos a hacer la hora y no fugarnos como algunos comentaron.
“El no ir a clases es exactamente la misma falta grave de una fuga, y la sanción correspondiente es la suspensión de unasemana de clases”
Sus palabras fueron tan crudas que ni el mismo Santo padre podría interceder a la Coordinadora para darnos el perdón celestial.
“Mañana no entran a clases sin su apoderado”. Esas fueron sus últimas palabras que dejaron inmóvil cada milímetro de nuestro cuerpo.
Al otro día, ahí estábamos, las cuatro con la mirada perdida, esperando nuestro turno de entrada al infierno. La primerasorteada fui yo, camine hacia su oficina sintiendo los segundos cada vez más agudos y eternos.
“Señora apoderada, me imagino que su pupila la dejo al tanto de su falta al establecimiento”
Mi madre asintió seriamente y preguntó donde tenía que firmar.
“Aguarde, nosotros somos muy estrictos con el tema de las faltas graves, no obstante al momento de aplicar las sanciones debemos tenerconsideración con los alumnos involucrados y las cuatro alumnas tienen un historial bastante limpio, además su pupila tiene un buen rendimiento académico por lo que ayer llegamos a un acuerdo con el grupo de gestión y establecimos cambiar el castigo a una ayuda a los reforzamientos de la Directora”
Dios había escuchado mis plegarias, nunca imagine que la supuesta semana de castigo se reduciría a algo tan...
tracking img