La vida

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 390 (97466 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 25 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
esta penitencia vos ni yo». «Pues estáis en pecado mortal», dijo la Reina, «y sabed que conmigo no podéis haber placer hasta que hagáis enmienda a Dios y salgáis de este pecado». «Pues así es», dijo el Rey, «conviene que sepáis la penitencia que yo he de hacer. El yerro», dijo el Rey, «fue tan grande que hice a Nuestro Señor Dios, que no puede ser enmendado a menos de mantenerme dos años encastidad». «¡Cómo!», dijo la Reina, «¿por esto lo dejabais de hacer, por hacerme a mí placer? Por Dios, aquello me placiera a mi pesar a par de muerte, y aquesto me semeja placer y pro y honra al cuerpo y al alma; y ahora os habría yo por pecador y enemigo de Dios, y entonces os habré sin pecado y amigo de Dios; y pues otros dos años atendistes vos a mí, debo yo atender estos dos por amor de vos». «Ymuchas gracias», dijo el Rey, «que tan gran sabor habéis de tornarme al amor de Dios».
El Rey fincó muy bien ledo y muy pagado con estas palabras, y la Reina eso mismo, y mantuviéronse muy bien y muy castamente. Y el Rey lo agradeció mucho a Dios ca así se endrezó la su intención por bondad de esta reina; ca la su intención fue por atender algún tiempo por saber si era muerta o viva su mujer.Según cuenta la historia suya de esta buena dueña, así como ya oísteis, ella andaba como viuda, y venía en una nave que guiaba Nuestro Señor Jesucristo, por la su merced. Y tanto anduvieron que hubieron a aportar a un puerto de la tierra del rey de Ester. Y la buena dueña preguntó a los de la ribera qué tierra era aquella, si era tierra de justicia donde los hombres pudiesen vivir. Y vino a la dueñaun hombre bueno que se iba de la tierra con toda su compaña, y díjole: «Señora, demandáis si es esta tierra de justicia. Dígoos que no, ca no ha en él buen comienzo». «¿Y cómo no?», dijo la dueña. «Porque no ha buen gobernador», dijo el hombre bueno, «y el buen comienzo del castillo o de la villa o del reino es el buen gobernador, que lo mantiene en justicia y en verdad, y no las piedras ni lastorres, maguer sean labradas de buenos muros y fuertes. Antes hay aquí un rey muy soberbio y muy crudo y muy sin piedad, y que deshereda muy de grado a los que son bien heredados, y despecha sus pueblos sin razón so color de hacer algún bien con ello. Y, ¡mal pecado!, no lo hace, y mata los hombres sin ser oídos, y hace otros muchos males que serían luengos de contar. Y si el hombre fuese de buenentendimiento, ya se debería escarmentar de hacer estos males, siquiera por cuanto pesar le mostró Dios en dos de sus hijos, que no había más». «¿Y cómo fue?», dijo la dueña. «Yo te lo diré», dijo el hombre bueno.
«Poco tiempo ha que este rey de Ester había cercado con muy gran soberbia al rey de Mentón. Era muy buen hombre, mas era viejo, que no podía bien mandar, y por esto se atrevió esto acometer mucho mal; y había jurado de nunca partirse de aquella cerca hasta que tomase al Rey por la barba. Mas los hombres proponen de hacer y Dios ordena los hechos mejor que los hombres cuidan. Y así que en dos días le mató un caballero solo dos sus hijos delante de los sus ojos, y a un sobrino hijo de su hermano, y después al otro día fue arrancado donde estaba, en manera que vinieron en alcance enpos él muy gran tierra, matando toda la gente. Y y perdió todo el tesoro que tenía muy grande, ca a mal de su grado lo hubo a dejar. Ciertas gran derecho fue, ca de mala parte lo hubo; y por ende dicen que cuando de mala parte viene la oveja, allá va la pelleja. Y aún el mezquino por todas estas cosas no se quiere escarmentar, antes hace ahora peor que no solía. Mas Dios, que es poderoso, que ledio estos majamientos en los hijos, le dará majamiento en la persona, de guisa que le quedarán los sus males y holgará la tierra. Y por mío acuerdo tú te irás a morar a aquel reino de Mentón, donde hay un rey de virtud, que tenemos los hombres que fue enviado de Dios; ca mantiene su tierra en paz y en justicia, y es muy buen caballero de sus armas y de buen entendimiento, y defense muy bien de...
tracking img