La virginidad perpetua de maría bendita

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 44 (10931 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 21 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
La Virginidad perpetua de María Bendita
Contra Elvidio, por San Jerónimo

Traducción del ingles al español
Por Carlos Alberto Urrutia Betancourt (Guatemala)
Traductor profesional.
Correo: info@hitechtranslations.com
Colaboración de María Castro
PREFACIO (por James Akin)
Los protestantes frecuentemente citan a Jerónimo como el más grande estudioso bíblico de su época cuando tratan deutilizar sus escritos para refutar la canonicidad de las partes deuterocanónicas de la Escritura (a pesar de que en realidad Jerónimo no sostuvo esta posición en este tema). Sin embargo, nunca citan a Jerónimo como el más grande estudioso de su día cuando discuten la virginidad perpetua de María.
La razón, por supuesto, es que en el trabajo siguiente, él no estaba de acuerdo con la posición actualcomún entre los Protestantes en este tema (a pesar de que Lutero, Calvino, Zwingilio y otros Reformadores Protestantes reconocen la virginidad perpetua de María). La obra protestante de 38 volúmenes, “Padres de la Iglesia” dice: “Jerónimo…trata de probar que las ‘hermanas’ y ‘hermanos’ de los que se habla, eran ya sea hijos de José por un matrimonio previo, o primos en primer grado, hijos de lahermana de la Virgen.”
Él es completa y devastadoramente bíblico mientras lo hace, usando la Biblia para aniquilar los mismos argumentos modernos que los Protestantes tratan de utilizar contra María siempre virgen.
Este panfleto, que apareció alrededor de A.D. 383 contiene una refutación al innovador teológico Elvidio, que negaba la fe de todo el mundo cristiano al asegurar de pronto, contrario avirtualmente todos los autores anteriores, que María tenía otros hijos además de Jesús. Como el panfleto revela, los modernos opositores de la Virgen no han hecho más que reinventar la rueda.
Introducción
1.     No hace mucho me pidieron algunos hermanos que contestara a un panfleto escrito por un tal Elvidio. He atrasado hacer esto, no porque sea un tema difícil en el cual defender la verdad yrefutar a un campesino ignorante que tiene escaso conocimiento del primer destello de aprendizaje, sino porque me temía que mi respuesta pudiera hacerlo parecer alguien digno de ser derrotado.
Estaba también la consideración adicional de que un tipo turbulento (el único individúo en el mundo que se cree a si mismo laico y sacerdote, uno que, como se ha dicho, piensa que la elocuencia consiste enusar muchas palabras y considera que hablar mal de cualquiera es ser testimonio de una buena conciencia), empezaría a blasfemar peor que nunca si la oportunidad de discutir se le daba. Se pararía sobre un pedestal, y podría publicar a lo largo y a lo ancho sus puntos de vista.
También hay razón de temer que cuando la verdad le falle, él podría atacar a sus oponentes con el arma del abuso.
Perotodos estos justos motivos para mantener el silencio, hace poco han dejado de influenciarme, debido al escándalo causado a los hermanos que estaban disgustados ante sus delirios. El hacha del Evangelio debe, por lo tanto, aplicarse a la raíz de un árbol sin frutos, y tanto el árbol como su follaje sin fruto deben tirarse al fuego, para que Elvidio – que nunca aprendió a hablar—pueda a la largaaprender a callar su lengua.
2.     Debo invocar al Espíritu Santo para expresar Su significado por mi boca y defender la virginidad de María Bendita. Debo llamar al Señor Jesús para resguardar de toda sospecha de relación sexual a la sagrada habitación del vientre en el que Él habitó por diez meses. [NOTA: Jerónimo usa el método antiguo de contar a las partes de los meses como meses enteros, por lotanto a un embarazo de poco más de nueve meses se dice que duró diez meses; luego, en el capítulo 20, muestra que sabe que un embarazo normalmente dura nueve meses]. Y también debo rogar a Dios Padre que muestre que la madre de Su Hijo, que fue una madre antes de ser una recién casada, continuó siendo virgen después de que su hijo nació.
No siento ningún deseo de trasladarme a los campos de la...
tracking img