La vocacion

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 19 (4551 palabras )
  • Descarga(s) : 8
  • Publicado : 28 de abril de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
¡Venga tu Reino! QUÉ ES LA VOCACIÓN Comencemos por el principio Para comprender qué es la vocación, conviene tener claro, en primer lugar, cuál es el sentido de la vida humana. El hombre es creado por Dios para amarle y servirle cumpliendo su voluntad santísima en esta vida y de ese modo salvar su alma. El destino último del hombre es llegar al cielo donde vivirá feliz por toda la eternidad. Ensu origen más profundo, todos los esfuerzos del hombre se dirigen a amar a Dios y llegar al cielo. El resto son medios: carrera, vocación, bienes materiales, honores, etc. Hay que usar de las creaturas en la medida que nos ayudan a llegar al cielo. Para algunos la voluntad de Dios puede significar el matrimonio, para otros el sacerdocio o la vida consagrada y para otros más, incluso, una vidacélibe no consagrada. Algunos ejemplos serían santa Gianna Beretta Molla (1922-1962), madre de familia que murió en el parto habiéndose negado previamente a abortar, o el doctor napolitano José Moscati, quien siendo un laico que nunca se casó, ejerció heroicamente la profesión médica. Gracias a Dios, también hay muchos ejemplos de sacerdotes y religiosas santas. De lo anterior se sigue que la principaltarea del hombre es descubrir la voluntad de Dios sobre su vida y cumplirla por amor. No se trata de seguir éste o aquel camino, sino de seguir el camino que Dios pensó para mí al crearme. Cuando un alma cumple la voluntad de Dios, encuentra la paz interior y, por lo mismo, la verdadera felicidad; una felicidad que no depende de tener mucho o poco, sino una felicidad que viene de Dios y que nadani nadie le puede arrebatar (cf. Jn 16,22). De hecho, así es como vivió Cristo. El punto de referencia de toda su vida fue siempre la voluntad del Padre. Cuando se quedó en Jerusalén siendo niño, dijo a José y María que lo buscaban angustiados: «¿No sabíais que yo debía estar en la casa de mi Padre?» (Lc 2,49). Después de su encuentro con la mujer samaritana, cuando los discípulos le invitan acomer algo, les responde: «Mi alimento es hacer la voluntad del que me ha enviado y llevar a cabo su obra» (Jn 4,34) Pero quizás el episodio donde se ve de un modo más claro su adhesión constante a la voluntad de su Padre, es en la oración del huerto de Getsemaní: «Padre, si quieres, aparta de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya» (Lc 22,42). Sus últimas palabras en la cruz son unresumen de esta búsqueda constante de la voluntad de Dios: «“Todo está cumplido”. E inclinando la cabeza, entregó el espíritu» (Jn 19,30). En realidad, el mejor modelo de cómo debe vivir un hombre lo ofrece Jesucristo con su misma vida. La vocación como respuesta a Dios La palabra «vocación» etimológicamente significa «llamado». Estrictamente hablando sólo la vocación sacerdotal o religiosa es unavocación, pues es un llamado, una invitación explícita que el Señor hace a un alma. Así le sucedió a los apóstoles en el Evangelio: estaban limpiando sus redes en la playa, pasó el Señor y los llamó (cf. Mt 4, 18-22). Por eso Cristo, en la Última Cena, dijo: «Vosotros no me habéis elegido a mí, soy yo quien os eligió» (Jn 15,16). Cuando decimos: «esa persona tiene vocación de arquitecto», lodecimos en sentido amplio. En el fondo queremos afirmar: «esa persona tiene cualidades para ser arquitecto» y no «Dios la está llamando a ser arquitecto». Es muy importante entender este punto: la vocación no es una iniciativa propia, es iniciativa de Dios; es una respuesta libre a Dios que me llama. Por tanto, no se debe buscar primariamente un seminario o una congregación religiosa que “me guste” oque se ajuste “a lo que estoy buscando”. Debo buscar el seminario o la congregación religiosa a la que Dios me está llamando. Esto es esencial y simplifica mucho el discernimiento vocacional. El discernimiento vocacional es ante todo un esfuerzo por escuchar mejor a Dios.

El nacimiento de la vocación Ordinariamente la vocación nace como una inquietud, una duda. Ciertamente, si Dios quisiera,...
tracking img