Laberinto de la soledad

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1477 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 16 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Universidad Tecnológica de Honduras

Alumno(a) : Isamar Mejía 201020010008

Trabajo : 1ra Lectura

Catedrático : Máster en Dirección de Recursos Humanos

Juana Alicia Cornejo

Asignatura : Filosofía


10 de Febrero del 2011

El Progreso, Yoro

Resumen
CAPITULO I

EL PACHUCO Y LOS OTROS EXTREMOS

Dice que en etapas de nuestra vida nos empezamos a preguntar quienessomos como en la adolescencia no es la esencia quienes somos por distinguir los que pensamos sino los que hacemos, no debemos olvidar quienes somos.
Muchas ideas para este ensayo vienen de otros países cuando el autor de este libro residía en los Estados Unidos se empezó a preguntar el sentido de vivir ahí. La mexicanidad flota en el aire por más que se vistan como norteamericanos hablen comoellos y se relacionen siempre se distinguen. de ahí provienen los “Pachucos” que son bandas de jóvenes mexicanos que desean fundirse en la vida norteamericana. Su vestimenta como un uniforme para distinguirse, ropa cómoda al estilo norteamericano y algunos crean su propio estilo para crear grupos más cerrados en decisión de separarse de la sociedad.
Estos son de carácter contradictorio, busca yatrae la persecución y el escándalo a los norteamericanos les parecen peligrosos. Se caracterizan en querer ser distintitos solo asi podrá ocupar un puesto en ese mundo que antes lo ignoraba.
Sí nos encerramos en nosotros mismos, hacemos más profunda y exacerbada la conciencia de todo lo que nos separa, nos aísla o nos distingue. Y nuestra soledad aumenta porque no buscamos a nuestros compatriotas,sea por temor a contemplarnos en ellos, sea por un penoso sentimiento defensivo de nuestra intimidad.
La existencia de un sentimiento de real o supuesta inferioridad frente al mundo podría explicar, parcialmente al menos, la reserva con que el mexicano se presenta ante los demás y la violencia inesperada con que las fuerzas reprimida.
Pretenden que todas las diferencias entre losnorteamericanos y nosotros son económicas, que ellos son ricos y nosotros pobres, si somos nosotros los que nos sentimos distintos.

Nuestra historia reciente abunda en ejemplos de esta superposición y convivencia de diversos niveles históricos: el neo-feudalismo porfirista sirviéndose del positivismo, para justificarse históricamente; utilizando las ideas de Boutroux y Bergson para combatir al positivismoporfirista; la Educación Socialista en un país de incipiente capitalismo; los frescos revolucionarios en los muros gubernamentales... Todas estas aparentes contradicciones exigen un nuevo examen de nuestra historia y nuestra cultura, confluencia de muchas corrientes y épocas.
En los últimos años han surgido en los Estados Unidos muchas bandas de jóvenes que recuerdan a los "pachucos" de laposguerra. No podía ser de otro modo; por una parte la sociedad norteamericana se cierra al exterior; por otra, interiormente, se petrifica. La vida no puede penetrarla; rechazada, se desperdicia, corre por las afueras, sin fin propio. Vida al margen, informe, sí, pero vida que busca su verdadera forma.
Sin duda en la figura del "pachuco" hay muchos elementos que no aparecen en esta descripción.Pero el hibridismo de su lenguaje y de su porte me parecen indudable reflejo de una oscilación psíquica entre dos mundos irreductibles y que vanamente quiere conciliar y superar: el norteamericano y el mexicano. El "pachuco" no quiere ser mexicano, pero tampoco yanqui. Cuando llegué a Francia, en 1945, observé con asombro que la moda de los muchachos y muchachas de ciertos barrios especialmenteentre estudiantes y "artistas" recordaba a la de los “pachucos" del sur de California. ¿Era una rápida e imaginativa adaptación de lo que esos jóvenes, aislados durante años, pensaban que era la moda norteamericana? Pregunté a varias personas. Casi todas me dijeron que esa moda era exclusivamente francesa y que había sido creada al fin de la ocupación. Algunos llegaban hasta a considerarla como una...
tracking img