Lacan para principiantes

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2448 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 25 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Lacan para principiantes*
Por Ilda Rodríguez1

Lo que nos guiará en nuestra consideración de esta breve viñeta clínica, es mostrar que por el viraje inaudito del soñar, se abre un resquicio en la cerrazón consolidada por la vía del síntoma.2 La primera vez lo trajo la idea de una novia : “- ¿Ud. no podría presentarme a una paciente?” Le dije algo así como que efectivamente – no lo habíapensado hasta allí -

podía considerarme como tal. Que cómo no iba a tratarlo... desde luego, había que estar a la altura de sostener esa condición. En esos términos, más o menos, comenzó el tratamiento. Trauma eficaz del malentendido inicial del que pronto se quejaría –insistentemente – por el hecho de no entender ese maltrato al que era conducido en su experiencia lenguajera de la operancia deldeseo del Otro. Este joven de 28 años pinta retratos de mujeres que copia de fotografías, exigiéndose en el intento, una implacable rigurosidad con el original. Trabaja en el taller de fundición de metales de su padre, realizando tareas que no le exigen el menor esfuerzo en la inteligencia de su realización. Tiene su habitación construida en la terraza de la casa familiar, a donde se recluía una vezconcluida su labor cotidiana, a pintar y a dormir. Hablaba de modo tal que al escucharlo, todo en él pintaba a un falto de agujeros. Le importaba sobre manera que se llamara al pan, pan y al vino, vino. Lo cual, a la postre vino a resultar auspicioso para un análisis, porque tratando de llamar a las cosas por su nombre, se reveló que el ser , la cópula que él demandaba era una locura propia dellenguaje. A.L. – voy a llamarlo por sus iniciales- como muchos de nosotros en algún momento, no sabía que hablaba. Empezó a enterarse cuando le ocurrió soñar . Haces de sueños inundaron la cura – una vez abierta esa compuerta – no le daban descanso, hasta comenzaron a impedirle sus acostumbradas dormideras - a las que se sometía en cualquier hora y lugar y sobre todo lo hacían sufrir, lo angustiaban,no lo dejaban en paz.
1

Miembro de Mayéutica-Institución Psicoanalítica. Trabajo presentado en el 2º Congreso Argentino de Convergencia Movimiento Lacaniano por el Psicoanálisis Freudiano: Vigencia del Psicoanálisis. Incidencia política y social del acto analítico, el 13/8/05, en el Hotel Savoy de Bs. As. 2 Tesis iluminadora de un recorte en el recorrido de un momento de la cura de esteanalizante, la que provocó lo que discurre este trabajo. Cf. R.Harari, “¿Por qué La interpretación de los sueños es un clásico?” en El fetichismo de la torpeza y otros ensayos psicoanalíticos, Homo Sapiens, Rosario, 2003, pp.115-124

1

Si la castración es –freudianamente- efracción del narcismo, es consabido que el sueño en tanto su marca, quiebra el pretendido deseo de dormir en el que seesfuerza aquel, en su procura de absoluto. Desde el vamos, estos sueños ponen en cuestión el “realismo ingenuo” del que A.L. se postula como abanderado y defensor, es decir: aquel que pretende huir hacia la realidad para esquivar el sueño.3 “-¡ No se entiende cómo estas “fantasías” –se queja- tengan más realidad que las cosas vividas!” Es claro que el fantasma en tanto elaboración secundaria se parece aun sueño diurno y mediante sus - ¡bah, son fantasías! – abona el malentendido del sueño mismo. Es decir, de lo que este incipiente soñante-soñador no quiere saber es que desde el sueño va hacia la realidad, la cual se sostiene en y por, el fantasma al modo del sueño diurno. Uno de esos sueños lo hizo acostar en el diván, al que acudió presuroso para ver de qué se trataba: experiencia de larepetición de un instante en que el objeto se pierde en la producción de un decir : se trataba de la misma pérdida. Para decirlo de otra manera: la interpretación del sueño produce una ruptura de la posición en la que el sujeto está instalado en lo imaginario. Enseña Lacan, que el soñador se despierta justo antes de la realización del deseo para conservarlo durante la jornada, como si dijera “al menos...
tracking img